Facebook se come a WhatsApp: “la única app con más fidelidad que la nuestra”

El mundo de la tecnología ha amanecido sorprendido por la que puede ser una de las noticias del año: Facebook ha pagado 16.000 millones de dólares por WhatsApp, más otros 3.000 en stock options de la red social para los empleados de la empresa, que se podrán cobrar dentro de cuatro años.

¿Qué significa esto, a parte de la jubilación de los nietos de todos los empleados de WhatsApp? Que Facebook controla el centro de mensajería más grande de la historia: el volumen de mensajes intercambiado a través de WhatsApp equivale a todos los SMS enviados a través de todas las compañías telefónicas del mundo.

Podemos englobar esta adquisición en el mismo grupo que la de Instagram, por ejemplo. Un servicio del que ya goza Facebook (las fotos compartidas), pero en el que no es el dominador absoluto. La estrategia de Zuckerberg es convertirse en el nuevo estándar en todos y cada uno de los ámbitos de la comunicación.

No cambiará nada. Hasta que cambie

Zuckerberg hablaba hace unas horas de WhatsApp con la admiración de quién no ha podido vencer a su rival en el campo de batalla “es la única aplicación que hemos visto nunca con más fidelidad que el propio Facebook“. El fundador de la red social ha querido eso para su propio servicio.

Paralelamente, el CEO de WhatsApp se apresuraba a decir que nada cambiará para sus usuarios. Al menos inmediatamente. Pero cuesta creer que Facebook no haya diseñado una estrategia de monetización alternativa a medio plazo, para un producto por el que ha pagado mucho dinero.

Hace escasos días Rakuten adquiría Viber para mantenerlo gratuito pero llenarlo de stickers de pago y juegos freemium, al estilo LINE. Aunque no creemos que Zuckerberg opte por una estrategia tan agresiva como las dos empresas japonesas, sí que podría empezar a introducir el contenido patrocinado como ya hiciera con Instagram.

Cargando comentarios