Cómo gestionar los permisos de Android para evitar que las apps nos espíen

Cómo gestionar los permisos de Android para evitar que las apps nos espíen

“Acepta usted los términos de uso y…”. Aceptar. Por regla general, cuando salen los “términos de uso y condiciones” se le da a siguiente o aceptar. Pocos se paran a leerse todos y cada uno de los puntos, y el problema es que algunos pueden tener una sorpresa…

En el caso concreto de las aplicaciones, cada vez que damos acceso a una de ellas a nuestro terminal estamos expuestos. Y mucho. Cámara, agenda, mensajes, librería fotográfica… La cantidad de funciones a las que se le permite entrar a las apps es demencial, ¿y si te están espiando para las llamadas cookies?

En este tutorial te vamos a enseñar a cómo gestionar los permisos de Android para evitar que las apps nos espíen. Presta atención, es más fácil de lo que parece…

Paso a paso

Desde que Google actualizó el sistema operativo Android a la versión Marshmallow –y de esto hace ya unos añitos-, la tónica principal siempre ha sido la misma: que el usuario pudiera ver los permisos concedidos dentro de las aplicaciones. Fue una de las demandas más solicitadas por la comunidad y no se dudó a la hora de entregarla (ni tampoco de quitarla en versiones posteriores).

Para ver los permisos de las aplicaciones sólo hay que irse al engranaje de nuestro smartphone, es decir, a los “Ajustes” y pinchamos sobre “Aplicaciones”. Aquí se abrirá un listado con todos los programas que tengamos instalados en el teléfono móvil, así que sólo es cuestión de ver aquellos que te interesen. ¿Que crees que Facebook está accediendo a más datos de los que piensas? Pues ajusta manualmente los permisos.

Entra en la aplicación y verás que aparecen los iconos de “Inhabilitar”, “Forzar detención”, “Almacenamiento”, “Uso de datos” y un largo etcétera. No obstante, la que interesa tiene nombre propio “Permisos”. Si cliqueas ahí y entras, el sistema te devolverá a qué funciones está entrometiéndose.

Por regla general, lo habitual es que se haga uso de las características que todo el mundo conoce: cámara de foto, contactos/agenda, ubicación, almacenamiento, etc. El botón que aparece en el margen derecho es el que tienes que activar o desactivar. Si está en verde, pues significa que tiene acceso; si está en gris, es que no lo tiene. Fácil y sencillo.

Recuerda que aunque muchas aplicaciones te pueden espiar de esta manera (para otorgarte unas búsquedas más semejantes o saber de tus gustos a la hora de recomendarte sitios), algunas necesitan funciones determinadas para trabajar. Por ejemplo, si a Google Maps le quitas el acceso a la ubicación, pues poco puede hacer el software para llevarte al lugar que le estás indicando.

Usa la cabeza siempre cuando vayas a desactivar algunos permisos.

Cargando comentarios