¿Te has enamorado de una app? ¡Descúbrelo!

¿Es posible enamorarse de una app? ¡Por supuesto! Le pasó al protagonista de la película “Her”. Aquí podrás descubrir si también te ha pasado a ti.

El amor es impredecible y no tiene reglas. Un día puedes estar tranquilamente pensando en tus cosas y, de repentes, ¡ZAS! Cupido, el ángel de puntería infalible y retorcido sentido del humor te elige como presa.

Pero cuidado, los caminos del amor son indescifrables. Últimamente, por ejemplo, más y más personas se enamoran… ¡de una app! Algunas es que son irresistibles, Yahoo! Tiempo, por ejemplo, o VSCO Cam, la femme fatale de las apps fotográficas. ¿Quién puede creerse inmune a los encantos de este tipo de amor? Mejor comprobarlo con Softonic.

Aquí encontrarás seis pruebas de que quizá estás enamorado de una app. Si por lo menos tres de ellas te resultan familiares, entonces sí, estás coladito por la app.

No te puedes separar de ella ni un segundo

Separarte de una app como Facebook te duele. Una noche entera sin ella… Y, en la mañana, antes del primer café, el primer vistazo lleno de amor en la pantalla del teléfono.

1-Look-it-forever

Si te has enamorado de una app, no te puedes separar de ella. Es lo último en lo que piensas antes de acostarte, y lo primero cada mañana.

Pero no sólo te alegras de verla, también quieres la mejor conexión a Internet para ella. A tu app le gusta mover el contenido de forma fluida. Y a ti te encanta verlo.

Cuando estás fuera, por ejemplo, en un restaurante o perdido en el monte, te quedas con el alma en vilo cuando la conexión 3G es inestable. Sabes que está sufriendo, y es tu culpa. Podrías haberte quedado en casa con tu poderosa conexión WiFi y nada de esto habría pasado. Así que cada 20 minutos buscas mejorar la señal para tu app. Para que respire. Para que sea feliz.

La abres sólo para mirarla

Si te has enamorado de una app, no necesitas una excusa para abrirla. Saboreas cada momento. Le pasó a un amigo de un amigo con Evernote. De acuerdo, me pasó a mi.

¿Por qué? ¡Porque es muy sexy! Esos colores, esa interfaz, esas animaciones de pura belleza que nunca te cansas de ver…

2-In-Your-Heart

Donde otros solo ven, por ejemplo, un salvapantallas, tu ves un mundo maravilloso con millones de colores. Y animaciones… Esas animaciones… Virgen santa…

Te hablan y te alegran el día

Los asistentes virtuales son algo relativamente moderno, pero ya han roto millones de corazones. Por otro lado, cómo no caer rendido ante la madre de todos los asistentes personales, Siri? Es servicial, tiene sentido del humor, es amable y sabe un montón de todo.

Además, tiene una voz que, según la vas oyendo, es realmente persuasiva y sugerente.

3-Nice-Words

Puedes incluso enamorarte de Talking Tom, el gato parlante, y acariciarlo durante horas sin aburrirte nunca jamás. Y, cuando esto pasa, todos se enteran porque no dudas en publicar en las redes sociales tus momentos más íntimos con Tom. Y es que a veces el amor es tal que no puedes expresarlo con tus propias palabras.

Le compras regalos

Las demostraciones de amor a veces requieren la tarjeta de crédito. Es cierto que una app no apreciará tu ramo de flores, la botella de cava o el anillo de diamantes, pero eso no significa que no le puedas comprar unos caprichos. Es lo que me pasó con Paper by 53 para iPad.

Por ejemplo, si la quieres tener siempre a la última, no escatimes en comprar todos los añadidos, aunque sepas de corazón que nunca jamás los usarás. Mira en tu interior y deja que el amor guíe a tu tarjeta de crédito.

4-Candy-Love

Cuando abrí por primera vez Paper by 53, me rompió el corazón. Me hizo sentir como un artista, mi sueño desde niño, incluso aunque no lo fuera. Me abrió los ojos a un nuevo mundo maravilloso de gráficos y arte. En breve, mi corazón fue atravesado por la flecha de cupido.

No pude evitar comprarle todos los sets de pinceles, lápices y colores. Y mientras fusilaba mi tarjeta de crédito, era feliz. Sabía que estaba haciendo feliz a mi adorable Paper by 53.

Pero quizá no era un amor sino una obsesión. El verdadero amor pasa por pagar por aplicaciones gratis que aceptan donaciones. Fíjate, incluso he oído que alguien llegó a pagar por WinRAR al final del período de 40 días de prueba. Pero no creo que sea verdad. Habladurías.

La presentas a todo el mundo. Sin excepción.

Cuando estás enamorado, lo quieres compartir con el mundo. Incluso si el objeto de tu amor es una app para chatear (quizá WeChat, o quizá la simpática LINE), especialmente porque si tus amigos la usan, tú podrás usarla más (en el buen sentido, claro).

Si te encuentras recomendando fervientemente a todos tus amigos y familiares cuál es la super-mejor app para chatear, entonces lo más seguro es que estés enamorado.

Pero también te puede ocurrir lo contrario. Quizá estás tan enamorado, celoso y posesivo que no quieres compartir tu app con nadie, y quedártela sólo para ti. Como le pasó a Flappy Bird. Si no hubiera sido tan famosa, quizá nunca se habría ganado el afecto de tantisimos pretendientes.

5-Share-Good-Bad

Quieres conocer a su familia

Si llegas al punto de querer conocer a su familia, entonces es indudablemente amor. En otras palabras, si intentas conectar también con los desarrolladores de la app.

Si los sigues en Twitter, en su página de Facebook o por la calle (esto, quizá sería preocupante), o si pasas varias horas al día en sus foros dando soporte de forma altruista, es oficial: estás coladito por la app. Bienvenido al club.

6-Gratitude-To-Developers

El amor no tiene fronteras

En resumen, en este tercer milenio el amor llega en formas inéditas. Una prueba de que este sentimiento, aun cuando se origina en chips y bits, no conoce de fronteras, salvo quizá el tamaño del disco duro.

¿Y tú, estás enamorado de una app? ¿De cuál?

Artículo original de Softonic IT. Adaptado del italiano.

Cargando comentarios

Últimos artículos