“Hey, ¿qué es esto?”: preguntar con Jelly es más divertido que Googlear

Hacer buenas preguntas es un arte. Con Jelly, preguntar es fácil: basta con sacar una foto, dibujar y enviar a tus amigos. Todo en cuestión de segundos. La hemos probado para ti.

Jelly es una nueva aplicación para Android y iPhone creada por Biz Stone, el fundador de Twitter. Su objetivo es facilitar que las personas se ayuden entre sí a través de preguntas y respuestas. Es visual (usa fotos y dibujos) y social (se conecta a redes sociales). Y es gratuita.

Para que te hagas una idea de la clase de problemas que Jelly aspira a resolver, te pongo un ejemplo de una situación que suele pasarme a menudo, y que demuestra que muchas preguntas entran por los ojos a todas horas, y que son preguntas que los buscadores clásicos como Google no son capaces de contestar.

Un tipo de preguntas que Google no es capaz de contestar

Hace unos días caminaba por una calle de Barcelona por la que nunca había transitado y vi un edificio singular. Su estilo me era familiar, pero no tenía información. Quería saber más, pero el buscador no era útil: al introducir la dirección, solo salían resultados de callejeros y guías y tiendas. Y la búsqueda por imágenes mostró tartas en lugar de edificios.

El edificio que vi en una calle poco transitada de Barcelona. Bonito, ¿verdad?

Hubiera podido preguntar a algunos de mis contactos a través de WhatsApp, pero ¿a quiénes? Aunque tuviese un arquitecto en mi agenda, la probabilidad de que este conociese el edificio hubiera sido escasa. Además, no quería importunar a mis amigos con una consulta tan trivial, por mucho que me obsesionase el tema.

Probé a buscar el edificio en Google Imágenes y este fue el resultado…

Por fin había encontrado un problema con el que ningún buscador hubiera podido ayudarme. Tendría que haber acudido a una biblioteca pública. Para el móvil fue una derrota. Si hubiera tenido Jelly, sin embargo, habría podido sacarle una foto al bloque para enviársela a mis contactos en busca de una respuesta…

Puedes enviar preguntas a tus amigos y a los amigos de tus amigos

¿Quieres saber algo? Saca una foto y pregunta a tus contactos. Así funciona Jelly. Y se tarda solo un puñado de segundos. En mi caso, saqué la foto al edificio en Google Street View y la publiqué con una pregunta: “¿Quién construyó este edificio?”. Para añadir algo de claridad y dramatismo, dibujé una flechita que señalaba el bloque de apartamentos.

Mi pregunta la ven mis amigos de Facebook y Twitter, y los amigos de mis amigos, pero solo dentro de la aplicación. Si alguien conoce la respuesta, podrá contestar con texto o dibujos sobre la foto que he enviado (por ejemplo, señalando algo que no había visto). Si no, puede ignorar mi pregunta o reenviarla a alguien que quizá sí sepa del tema.

Los contactos pueden votar las respuestas con un “me gusta”; así, la respuesta que más votos recibe es la primera en ser mostrada. Por otro lado, las respuestas inadecuadas se pueden marcar como tales, y lo mismo puede hacerse con las preguntas. Esto evita, por ejemplo, que preguntas estúpidas, vulgares u ofensivas consigan visibilidad.

¿Quieres ayudar? Jelly muestra las preguntas como tarjetas en su pantalla principal. Las preguntas van pasando con un movimiento hacia abajo, mientras que las respuestas se deslizan en horizontal. Es un sistema cómodo e intuitivo, pero no permite volver atrás. Así, si he descartado una pregunta, tendré que seguir pasando el dedo muchas veces.

En el futuro quizá veamos más cosas en Jelly, como vídeos cortos a lo Vine, un sistema de categorías y tags y opciones de filtrado. También la herramienta de dibujo es mejorable. Finalmente, la ausencia de algunas redes, especialmente Google, hace que la aplicación no pueda aprovechar todos los contactos. Son cosas que serán resueltas si Jelly tiene éxito.

Una idea interesante, pero todo depende de la comunidad

Visual y social: hoy en día, todo es así. Y los creadores de Jelly han pensado que la búsqueda también puede serlo. Han tomado la dimensión social de un sitio como Quora, donde expertos y VIP contestan toda clase de preguntas, y la han mezclado con la inmediatez de Snapchat y Vine. Todo en Jelly es rápido: preguntas, respuestas, votos.

Además de rápido, por desgracia, todo es banal. Quizá sea por el formato, o quizá por lo joven que es la aplicación, pero la calidad de las preguntas es descorazonadora. Hay gente que pregunta si sus ravioli están al punto, otros que sacan fotos a objetos de su escritorio y unos cuantos más que suben dibujos con frases ingeniosas y a veces ofensivas. Esto no es necesariamente algo negativo: Jelly no aspira a ser una Wikipedia.

Y es que preguntar es una forma de compartir y entretener, y eso es justo lo que Jelly pretende. Ver esta aplicación como un repositorio de conocimiento humano es inadecuado: Jelly se parece más a Tumblr, con su sucesión de imágenes graciosas y misteriosas, que al serio Quora. Las imágenes hacen sonreír y pensar, y las respuestas también. Pero el conocimiento es escaso, y los usuarios, por ahora, son pocos.

Si tienes una duda puntual y visual, vale la pena que pruebes a lanzar tu pregunta a través de Jelly. Y si te aburres, navegar por sus preguntas y respuestas puede ser bastante entretenido -instructivo, incluso-. No olvides darle al “Me gusta” y al “No me gusta” allí donde lo veas necesario. Y sobre todo, procura contestar solo si tienes algo útil o divertido que decir: tu reputación en la comunidad de Jelly depende de tus respuestas.

¿Qué preguntarías tú a través de Jelly?

Enlaces relacionados:

Cargando comentarios

Últimos artículos