Publicidad

Noticias

¿Qué pasará con todos los dispositivos con Windows 10 que sean incompatibles con Windows 11 en 2025?

martinbrinkmann

Publicado

Microsoft lanzó Windows 11 a finales de 2021 y cambió el foco de desarrollo de Windows 10 a Windows 11. Los clientes con dispositivos con Windows 10 pueden actualizar a Windows 11 de forma gratuita, pero no todos los dispositivos con Windows 10 pueden ser actualizados ya que Microsoft cambió los requisitos del nuevo sistema operativo.

Aunque es posible saltarse los requisitos, se la caja de Pandora ya que algunas características pueden no funcionar correctamente o en absoluto, y porque puede ocurrir en el futuro que algunas actualizaciones no se puedan instalar a través de Windows Update en dispositivos incompatibles.

¿Qué pasará con todos los dispositivos con Windows 10 que sean incompatibles con Windows 11 en 2025?

La mayoría de los dispositivos con Windows 10 que no cumplan los requisitos mínimos del sistema se quedarán en esa versión de Windows, pero ¿qué pasará cuando Windows 10 se quede sin soporte en 2025? Microsoft lista el 14 de octubre de 2025 como la fecha de retiro de Windows 10 Home y Pro (básicamente, todas las versiones de consumo de Windows 10). Algunos usuarios seguramente sustituirán sus dispositivos por otros nuevos, que probablemente incluirán Windows 11 o serán al menos compatibles con el nuevo sistema operativo.

En 2025 todavía habrá millones de dispositivos en uso, que no podrán actualizarse a Windows 11 de forma oficial, ya que Microsoft no se limitará a cambiar los requisitos del sistema operativo. Algunos usuarios podrán actualizar a Windows 11 saltándose las restricciones.

El principal problema con el que se encontrarán los usuarios de Windows 10 en octubre de 2025 es que Microsoft ya no creará actualizaciones de seguridad para el sistema operativo. Los dispositivos con Windows 10 seguirán funcionando como hasta ahora, pero habrá problemas de seguridad que Microsoft no solucionará tras el último Patch Day del 14 de octubre de 2025. Es posible que otras empresas, entre ellas 0Patch, intervengan y produzcan algunas actualizaciones de seguridad para Windows 10, pero la compañía no lanzará parches para todos los problemas y es posible que algunos no sean gratuitos.

Seguir utilizando Windows 10 después de octubre de 2025 puede seguir siendo un escenario válido, por ejemplo si el equipo no está conectado a Internet, o si la configuración de seguridad bloquea la mayoría de los ataques antes de que puedan hacer daño.

La mayoría de los usuarios de Windows 10 cuyos dispositivos no son compatibles con Windows 11 tienen dos opciones principales, si quieren seguir utilizando el dispositivo:

  • Actualizar a Windows 11, saltándose la comprobación de requisitos del sistema en el proceso.
  • Cambiar a Linux.

Actualizar los sistemas incompatibles a Windows 11

Ambas opciones no son ideales desde el punto de vista de un usuario que desea las menores interrupciones posibles. La primera opción, la actualización no compatible a Windows 11, lleva la mayoría de las configuraciones y programas instalados al sistema Windows 11. La mayoría de los programas siguen funcionando y los datos no se pierden.

El principal problema de este enfoque es que Microsoft no lo admite oficialmente. Aunque Microsoft ha publicado instrucciones de actualización para los dispositivos incompatibles, advierte a los usuarios de que sus dispositivos «podrían funcionar mal» y «ya no se garantizará la recepción de actualizaciones, incluidas, entre otras, las de seguridad».

El descargo de responsabilidad oficial incluso afirma que los daños no están cubiertos por la garantía del fabricante y que los PC ya no recibirán ningún tipo de soporte.

Este PC no cumple los requisitos mínimos del sistema para ejecutar Windows 11. Estos requisitos ayudan a garantizar una experiencia más fiable y de mayor calidad. La instalación de Windows 11 en este PC no se recomienda y puede dar lugar a problemas de compatibilidad. Si procede a la instalación de Windows 11, su PC dejará de ser compatible y no tendrá derecho a recibir actualizaciones. La garantía del fabricante no cubre los daños causados a su PC por la falta de compatibilidad.

Windows Update funciona bien ahora mismo en los dispositivos incompatibles con Windows 11, pero existe la posibilidad de que no sea así en el futuro. Especialmente las actualizaciones de características pueden ser problemáticas de instalar, ya que los usuarios pueden necesitar saltarse las restricciones de nuevo antes de poder instalarlas.

Hacer el cambio a Linux

La segunda opción que tienen los usuarios es hacer el cambio a Linux. El cambio requiere más investigación y trabajo por parte del usuario: hay que elegir una distribución de Linux para ello, lo que puede requerir algunas pruebas antes de dar el paso. La mayoría de las distribuciones de Linux pueden ejecutarse como sistemas Live, lo que no afectará a los datos que están en los discos duros del PC.

Estos son los principales problemas que experimentarán los usuarios:

  • Los archivos deben ser migrados manualmente al sistema Linux. Es una buena idea hacer una copia de seguridad de los datos importantes antes de realizar cualquier cambio en el sistema. Se aconseja utilizar un disco duro externo o un disco duro interno.
  • Muchas aplicaciones no se ejecutan en Linux; esto depende de los programas que se utilizan en Windows, y programas como WINE pueden ayudar, pero es muy probable que algunos programas no se puedan ejecutar en absoluto.
  • No hay migración de datos entre programas, a menos que los programas soporten la sincronización.
  • El manejo, la administración y la gestión es diferente, y hay que aprenderlo. Muchas distribuciones modernas de Linux requieren poco o ningún conocimiento de la línea de comandos. Si bien es recomendable para usuarios avanzados, la mayoría de los usuarios regulares no necesitan preocuparse demasiado por esto si eligen una distribución amigable para los principiantes.

Y tú: ¿tienes dispositivos con Windows 10 que son incompatibles con Windows 11? ¿Qué vas a hacer?

Este artículo es una traducción del post publicado en gHacks por Martin Brinkmann

También te puede interesar