¿Sabes de quién es tu contenido cuando lo posteas en Facebook, Instagram o Twitter?

Haces una foto preciosa y la subes a tu red social favorita. Hasta aquí ningún problema… o eso crees. En cuanto una instantánea acaba en una de estas redes, sus derechos de autor cambian completamente. En otras palabras, ¿sabes de quién es tu contenido cuando lo posteas en Facebook, Instagram o Twitter?

Te traemos esas cláusulas que nadie se lee, pero que están ahí y posiblemente desconozcas. Un pequeño tutorial para sacarte de dudas.

Facebook

Facebook
Accede
7

La red social por antonomasia no deja lugar a dudas en su punto 2 dedicado a “compartir el contenido y la información”: “En relación con el contenido con derechos de propiedad intelectual, como fotos y vídeos, nos otorgas específicamente el siguiente permiso, sujeto a tu configuración de privacidad y de las aplicaciones: nos otorgas una licencia no exclusiva, transferible, con posibilidad de ser subotorgada, libre de regalías y aplicable globalmente para utilizar cualquier contenido de propiedad intelectual que publiques en Facebook o conexión con esta”.

Más claro, imposible. El contenido pasa también a formar parte de Facebook, aunque esta “licencia finaliza cuando eliminas tu contenido o tu cuenta, a menos que el contenido se haya compartido con terceros y estos no lo hayan eliminado”.

Si quieres saber más, pásate por su punto 2 dedicado en exclusiva al material audiovisual.

Instagram

Instagram
Accede
8

Teniendo en cuenta que Instagram pertenece al Grupo Facebook, ya te puedes imaginar que el texto es muy similar a la red social azul. En su punto 1 de “Derechos”, Instagram reza lo siguiente: “Instagram no reclama la propiedad de ningún Contenido que publiques en el Servicio o a través de este. En su lugar, por la presente otorgas a Instagram una licencia totalmente pagada, sin derechos de autor, no exclusiva, transferible, con posibilidad de sublicenciarse e internacional para utilizar el Contenido que publiques en el Servicio o a través de este, conforme a la Política de privacidad del Servicio”.

Al igual que Facebook, Instagram no te dice que el contenido subido es suyo, pero sí una especie de licencia no exclusiva y transferible. Así mismo, parte siempre desde el principio de que el contenido subido es tuyo y no de otra persona.

Twitter

Twitter
Accede
7

El pajarito celeste no difiere mucho de sus otros colegas sociales. Aunque se especifica que “el contenido que envíe, publique o muestre es suyo”, a Twitter se le “otorga una licencia mundial, no exclusiva, libre del pago de derechos (con derecho a sublicencia) para usar, copiar, reproducir, procesar, adaptar, modificar, publicar, transmitir, mostrar y distribuir dicho Contenido en todos y cada uno de los medios de comunicación o métodos de distribución posibles”.

“Esta licencia nos autoriza a poner su Contenido a disposición del resto del mundo y a permitir que otros hagan lo mismo. Usted acepta que esta licencia incluye el derecho de Twitter a proporcionar, promover y mejorar los Servicios y a poner el contenido enviado a través de los Servicios a disposición de otras empresas, organizaciones o personas”, destaca.

El resumen es que el tuit es tuyo, sí, pero su contenido puede ser reproducido o incluido por toda persona que quiera, incluida la propia Twitter, y “sin abonarle a usted una compensación” (gratis, vamos).

Y ahora que ya sabes todo esto, ¿qué te parecen estas cláusulas?

Cargando comentarios