Tres consejos para sentirte seguro cuando compras en Internet

Conozco mucha gente que todavía no ha comprado en Internet por miedo a que le roben o engañen. Pero basta con seguir tres consejos para evitar lo peor.

Mis padres forman parte de ese grupo de personas que nunca compra en Internet. Si encuentran algo que les gusta, me piden a mí que efectúe el pago y luego me dan el dinero en efectivo. Es muy cómodo para ellos, pero no para mí, pues al final acabo siendo su tarjeta de crédito particular.

Cansado por esta situación, quise explicarles de una vez por todas que comprar en Internet es muy seguro si se siguen unas pocas normas de seguridad. Lo que hice al final fue darles tres consejos básicos que se pudieran aplicar a la gran mayoría de compras por Internet. ¿Por qué tres? Porque es un número fácil de recordar.

Mira la barra de direcciones antes de pagar

La barra de direcciones es la parte del navegador web donde se muestra la dirección del sitio que estás visitando. Ya sabes, la que contiene “www” y “.com”. Rara vez se le presta atención, lo que supone un riesgo a la hora de navegar.

La barra de direcciones contiene la ruta del sitio que estás visitando (http://www…)

Ahora imagina que estás a punto de pagar. El formulario te pide que introduzcas el número de tu tarjeta. Antes de seguir, levanta la mirada hacia la barra de direcciones y mira si tiene candado.

Izquierda: conexión no segura. Derecha: conexión segura (con icono de candado)

El icono de candado es la manera que tienen los navegadores web de decirte que la conexión es segura. De por sí, es una señal de que los datos no podrán ser capturados por piratas informáticos.

Así es como se ven las páginas web seguras en los navegadores más usados. El candado siempre es visible a la izquierda, excepto en Internet Explorer, donde está a la derecha de la dirección.

Pero el candado es solo el primer paso. Para estar todavía más tranquilo, haz clic sobre el mismo y obtendrás información adicional, como cuántas veces visitaste la página o si la página es fiable.

Esto es lo que muestra Opera cuando haces clic en el candado: el sitio es seguro

Ten en cuenta que la mayoría de navegadores modernos te avisará si la página que estás visitando tiene mala reputación gracias a los esfuerzos conjuntos del grupo anti-phishing APWG, en el que están Google, Yahoo!, Microsoft y eBay.

Este aviso de Firefox te informa de que la página que has abierto es peligrosa

Usa una tarjeta recargable o una app de pago online

La mayoría de bancos ofrecen tarjetas recargables para efectuar compras online. Incluso sin pedir una tarjeta monedero, cualquier tarjeta de débito o crédito que no esté conectada con tus ahorros te servirá. Todas las tarjetas tienen sistemas antifraude y dan un periodo de tiempo para efectuar reclamaciones.

Otros sistemas de pago, como PayPal o Google Wallet, tienen la ventaja de que guardan tu información de pago y la protegen por ti. De esta forma, no has de volver a introducirla cada vez en páginas diferentes. Eso sí, en ese caso te recomiendo que uses contraseñas fuertes, ya que esos servicios se convierten en tu monedero virtual.

Para reclamar, en la mayoría de los casos tienes 60 días. Los enlaces directos son estos:

Imprime o guarda los comprobantes de cada compra

Cuando hayas realizado la compra, no cierres la pestaña o el navegador. Tómate un tiempo para imprimir el comprobante o guardar la página como archivo PDF. Los datos te pueden servir más tarde para efectuar las reclamaciones pertinentes o incluso para presentar una denuncia ante las autoridades.

Chrome permite imprimir cualquier página como archivo PDF: hazlo, es gratis y ecológico

El secreto está en no apresurarse

Los tres consejos que acabo de presentar no son infalibles, pero eliminan la gran mayoría de riesgos. Si tuviera que añadir un consejo general, uno que valiese para todos, sería el de no tener prisa: con el tiempo he podido comprobar que las personas que se fijan en los pequeños detalles y toman nota de las cosas son las que después suelen tener menos problemas.

Si quieres saber más:

Sígueme en Twitter: @remoquete

Cargando comentarios

Últimos artículos