Cómo usar hojas de cálculo al estilo Excel en Word

Cómo usar hojas de cálculo al estilo Excel en Word

Los programas de ofimática de Microsoft nos han cambiado la vida. Desde que Microsoft Office apareció por primera vez, los usuarios no hemos parado de utilizar los distintos programas que posee, desde Microsoft Word hasta Microsoft Excel o Powerpoint.

A pesar de este éxito, seguro que en alguna ocasión te has preguntado si no se podrían combinar diferentes programas, es decir, que se pudiera integrar Microsoft Excel dentro de Microsoft Word para hacernos la vida más fácil, por ejemplo.

Por suerte para ti, hay buenas noticias. El editor de texto incorpora su propia creación y edición de tablas, al más puro estilo Microsoft Excel (aunque sin llegar a este, claro). Se pueden crear cuadros y tablas casi idénticas a las de las hojas de cálculo, aunque con diferencias sustanciales que tienen más que ver con las funcionalidades internas que otra cosa.

En Softonic queremos facilitarte tu día a día, así que aquí va este tutorial: cómo usar hojas de cálculo al estilo Excel en Word.

Microsoft Word 2016 Descargar
8

Muy fácil

Configurar Excel dentro de Microsoft Word es realmente fácil. Para ello, lo primero que debes hacer es abrir tu documento de texto al igual que haces siempre y visualizar todas las pestañas situadas en la parte superior. Una vez ahí, sólo tienes que dirigirte al apartado “Insertar” y localizar una opción titulada “Tabla”.

Fíjate bien en el desplegable que se abre ante ti, ya que ahí está la clave de todo. Si observas la parte final, verás que abajo del todo aparece un apartado denominado “Hoja de cálculo de Excel”. Haz clic sobre este y, de repente, se incluirá una hoja de cálculo en el texto que estás escribiendo. El proceso dura apenas unos segundos.

A partir de ahora tienes una hoja de Excel en el procesador de texto, y las opciones que salen son exactamente las mismas que se pueden vislumbrar en el otro programa de Microsoft. Tenemos las filas en la parte de la izquierda y las columnas en la zona superior, así como las hojas disponibles para escribir en la zona inferior. Y justo a la derecha de esta aparece el signo “+”, con el que podemos insertar nuevas hojas como si de Excel se tratara.

Por otro lado, y esto es bastante importante, presta atención a los bordes de la tabla insertada. Como se puede ver también en la imagen superior, tenemos las clásicas marcas para estirar (o no) la tabla en cuestión. ¿Quieres hacerla más grande? Pues coge de una esquina y arrastra hasta donde desees. Eso sí, recuerda que cuando imprimas tu documento de texto, el máximo tamaño disponible será el de la propia hoja de Word, ten cuidado con eso (salvo que modifiques el área de impresión, como es lógico).

Cuando creas que hayas terminado, sólo tienes que pinchar fuera de las tablas y volverás al menú de edición de texto. En caso de querer modificarla de nuevo, haz doble click en su interior y regresarás al menú de Excel, pero dentro de Microsoft Word. Sencillo, ¿verdad? Ya te avisamos.

Insertar Excel

Además de crear tablas desde cero, también existe la posibilidad de insertarlas desde diferentes documentos ya previamente creados. De esta manera, no sólo ganamos un preciado tiempo, sino que también nos sirve para que esa hoja de cálculos aparezca tal cual en el Word (gracias a la compatibilidad entre ambos programas).

Para lograr esto sólo hay que cliquear en la parte superior en “Insertar” y pulsar donde aparece el icono de “Objeto”. Una vez dado, verás que surgen muchas opciones diferentes, tanto para introducir PDFs como otros tipos de documentos entre los que surge, cómo no, el Excel. Dale y fíjate bien en las dos pestañas que aparecen.

La primera se llama «Crear nuevo«, y básicamente es insertar un documento nuevo desde la raíz como se ha explicado antes (de hecho, no existe una gran diferencia entre el proceso anterior y este). Las opciones que salen en pantalla son muy variopintas, desde un simple PDF hasta hojas de cálculo e incluso diapositivas de Microsoft Powerpoint. Puedes sacarle todo el uso que tú quieras.

Y la segunda pestaña es la que nos interesa de verdad: «Crear desde un archivo«. Pulsa sobre el botón de «Examinar» y localiza el archivo de Microsoft Excel que ya tienes en tu PC.

A partir de aquí, hay que puntualizar algunos detalles sobre el método de insertar las hojas de Excel dentro de Microsoft Word. Por ejemplo, si se deja la opción de «Vincular al archivo«, el Excel insertado en Word se mantendrá actualizado en tiempo real con el archivo original. Y nos explicamos. En caso de que modificaras cualquier valor, dato o palabra dentro del archivo Excel, este cambio se vería reflejado también en el documento de texto de Word.

Esta opción es perfecta para no tener que estar de manera constante introduciendo cambios en ambos sitios. Imagínate que modificas algunas columnas en el Excel y luego se te olvida en el Word. Pues dejando «Vincular o enlace al archivo» consigues subsanar este problema.

Y por otro lado está la casilla de «Mostrar como icono«. Esta opción es la más básica de todos y con una gran diferencia respecto a la anterior: la tabla se muestra como si fuera una «imagen» estática. Por tanto, ninguno de los cambios realizados en el Excel tendría repercusión directa en Word. Sobre el papel, es idéntico a introducir una imagen.

Leer todos los comentarios
Cargando comentarios