Cómo fracasé al intentar aprender español con apps

¿Las apps de idiomas son de ayuda a la hora de aprender una lengua extranjera? El redactor alemán de Softonic Jan-Hendrik decidió hacer la prueba y nos brinda un resumen de su experiencia y sus contratiempos.

Existen tres etapas claves para aprender un nuevo idioma. Los niños que crecen hablando varias idiomas no tienen problemas. Ellos, con su pasión, curiosidad y ansias de conocimiento, literalmente absorben el idioma como la leche materna. A nosotros nos es más difícil en la escuela. En esta segunda fase, si podemos soportarlo, nos veremos torturados por la gramática, nos dejaremos la piel aprendiendo el vocabulario y sufriremos nuestra ineptitud durante las pruebas y los trabajos en clase. Lo peor sucede en la tercera etapa como adultos, cuando además de ganarnos la vida debemos enfrentarnos con una nueva lengua. Poco tiempo, muchas distracciones y falta de motivación son los más grandes obstáculos en este caso.

Yo me encontré en esta última situación cuando llegué a España tres años atrás. Mis pobres conocimientos de la lengua se limitaban a Hola y Adiós. Por lo que, además de trabajar, debía mejorar mi comprensión del idioma. Por supuesto que, siendo un redactor sobre software, las aplicaciones me iban a ser de gran ayuda. Mi iPad y mi iPhone harían de profesores virtuales.

“Las apps para aprender idiomas son como la comida rápida”

Al principio, utilizar las apps como profesores es difícil. Debes consumirlas como si fueran comida rápida en las pequeñas pausas a lo largo del día. Para cuando termines tu pizza, también deberás haber completado una lección.

Babbel: Un buen amigo para expandir el vocabulario, que fracasa rotundamente

Mi primer contacto con estas aplicaciones fue Babbel. El objetivo: ampliar mi vocabulario, intentando comprender que en el supermercado a una banana no se le llama banana, sino plátano.

Un sistema de repetición se asegura de que no olvides lo aprendido. Al menos, en teoría. Eventualmente, sucedió lo que debía suceder: dejé de prestarle atención. Cuando le quité el polvo a la app para escribir este artículo, el sistema de repetición estaba vacío. Me habían borrado de la base de datos, un usuario inactivo menos.

Babbel cometió dos errores en cuanto a la motivación a largo plazo. Por un lado, la app carece de un medio de presión efectivo para vuelvas a utilizarla una y otra vez. En segundo lugar, el sistema de repetición se llena hasta el infinito con cada una de las nuevas lecciones que comienzas. La depresión ocasional se transforma en resignación y al final dejas a la app abandonada.

Descarga Babbel para iOS

Descarga Babbel para Android

Descarga Babbel para Windows Phone

Duolingo: Un animal para expandir tu vocabulario. Tenaz, pero demasiado narcisista

El concepto de Duolingo es mejor, a pesar de un gran obstáculo inicial: la interfaz está completamente en inglés. Entonces debes traducir la traducción – no es el comienzo ideal.

El divertido diseño y el sistema de recompensas te motiva. Al principio. No es suficiente que Duolingo se muestre más persistente, enviándote correos electrónicos regularmente para que no abandones y completes todas tus tareas diarias. Aunque deberías prestarle atención, porque si no practicas perderás todos tus progresos y tendrás que repetir las lecciones.

Sin embargo, durante un viaje de negocios no tuve otra opción más que dejar descansar la app. Los correos desaparecieron. En consecuencia, perdí mi puntuación y después la motivación.

Duolingo me hizo esforzarme más que Babbel. No se siente una presión extra gracias al enfoque lúdico a las actividades. El error más grave está en el énfasis excesivo en las repeticiones. A partir de cierto punto, se invierte demasiado tiempo en refrescar lecciones que ya has aprendido, lo que hace que las novedades y los cambios se dejen de lado. En lugar de esto, la frustración se abre paso. Finalmente, me terminé dando por vencido en mi batalla contra molinos de viento.

Descarga Duolingo para iOS

Descarga Duolingo para Android

Langenscheidt IQ: Una máquina de diversión. Los probamos a fondo y lo dejamos de lado

Langenscheidt IQ también sigue un acercamiento lúdico. Forma parte de la clase de aplicaciones que se utilizan en el tiempo libre y que te ayudarán a aprender nuevas palabras de manera divertida. Está perfectamente diseñada como un juego para enseñar, y la clara pronunciación junto con muchos términos útiles la hacen muy atractiva. Aunque todo esto no alcanza para mantener encendida la pasión por el conocimiento. Por otro lado, las frases hechas son prácticas si viajas sólo por vacaciones, pero apenas van más allá de lo más básico.

Descarga Langenscheidt IQ para iOS

Descarga Langenscheidt IQ para Android

iVocabulary: Notas digitales para el cubo de la basura

Todas estas apps comparten el mismo problema: proveen solamente un tipo de conocimiento enlatado. Para ejercitar ciertas frases y construir mis notas digitales con vocabulario, me decidí a probar iVocabulary. Pero los errores en la función Exportar e Importar de mi dispositivo móvil, así como la tediosa creación y ampliación de los vocabularios hicieron que mi motivación rápidamente se desmoroné. Esta aplicación fue un desperdicio de dinero.

“Algunas apps son útiles”

¿Acaso mi excursión en el variado mundo de las apps de idiomas fue un fracaso absoluto? Al menos aprendí a apreciar algunas aplicaciones que utilizo a diario, entre las cuales se cuentan especialmente los diccionarios. No me hubiera gustado perderme el Langenscheidt Standardwörterbuch Spanisch o dict.cc plus. Ambas apps lanzan definiciones confiables aun en lugares sin conexión WiFi o señal para móviles, en tanto la batería no se acabe.

Además, está Verbforms Español, una perla escondida. Este programa trae una enorme lista de verbos de esta lengua y te permite buscar por conjugación o por idioma. También es posible agrupar en listas la infinita variedad de verbos irregulares, para que concentres tus esfuerzos en ellos. A pesar de su potente sección de ejercicios, yo utilizo la app principalmente como referencia.

Mi conclusión: Aprender con apps es como aprender con una persona – solo que peor

¿Qué es lo mejor de las apps de enseñanza? Nunca dejan que un alumno se atrase. ¿Qué es lo peor de las apps de enseñanza? ¡Nunca dejan que un alumno se atrase! La motivación es la clave para el éxito, pero justamente aquí fracasan la mayoría de las aplicaciones.

Al igual que casi todos, siendo estudiante no siempre disfrutaba de los exámenes y los trabajos en clase, lo único que hacían era ponerme nervioso. Sin embargo, los ejercicios y las pruebas son un práctico método para incentivar a los estudiantes. Esto es exactamente lo que deberían hacer las aplicaciones si desean enseñar con éxito otro idioma.

Mantener la voluntad de aprender hasta el final es un proceso exigente, tal como yo he experimentado al intentarlo. Duolingo muestra al mismo tiempo las posibilidades y los límites de este tipo de apps: los puntos como instrumentos de motivación y de castigo, junto con los correos electrónicos como recordatorios y para ejercer presión, son eficaces hasta cierto punto. Estas apps deberían hacer ciertos cambios fundamentales. Si Duolingo no se lo tomara tan en serio, estos principios podrían llegar a funcionar.

En conclusión, las apps sin ninguna intención pedagógica demostraron ser las más útiles: los diccionarios. Sin embargo, las ediciones impresas también habrían funcionado.

Lee más historias como esta en nuestro e-book especial

Cargando comentarios

Últimos artículos