Trucos y Consejos

Cómo crear tus propias fuentes de texto

Si estás empezando a interesarte por el mundo de la tipografía (bien porque eres ilustrador, diseñador, periodista, etc.), seguro que has empezado a instalar muchas variantes en tu PC. Ahora bien, ¿te gustaría crear letras personalizadas? Con Windows 10 es más fácil que nunca gracias a Microsoft Font Maker. Por ello, te vamos a enseñar a cómo crear tus propias fuentes de texto.

Windows 10
Descarga
8

La última versión del sistema operativo de Microsoft.

Descarga la app

El primer paso es tan simple como descargar la app o el programa dedicado a crear estas fuentes de texto, Microsoft Font Maker. Se puede bajar desde la plataforma oficial de Microsoft en cuestión de segundos, ya que el tamaño de este es de sólo 50 megas. Cuando lo tengas habilitado en tu PC, pasamos al punto dos.

Configura tu tableta y lápiz

Puedes crear tus letras con el ratón, por supuesto, pero esta aplicación está pensada para usarse con una tableta electrónica y su correspondiente lápiz. Para ello, entra en “Configuración” de Windows 10 y accede al apartado “Dispositivos”. Salvo que tengas una versión muy antigua del sistema operativo, que no debería pasar, en la columna de la izquierda debe salir “Lápiz y Windows Ink”. Configúralo a tu antojo y de la manera más intuitiva posible.

Cómo se crea una familia de letras

Si todo está ajustado a tu gusto, el siguiente paso es el motivo de este artículo: crear la familia de letras. Entra en Microsoft Font Maker y abre un nuevo archivo. Cuando lo hagas, fíjate bien en las casillas que aparecen en pantalla. En cada una de ellas sale una letra del abecedario, ya sea en mayúsculas o en minúsculas. La idea es que rellenes esos huecos con la letra en cuestión como se demanda. Así mismo, las guías de las letras desaparecerán en cuanto comiences a escribir, por lo que no debes preocuparte en exceso.

Cuando hayas terminado este proceso –números incluidos-, Font Maker lanzará una nueva ventana con tres frases. Escríbelas tal como se pide y dale a siguiente. Esto se hace para que la aplicación “interiorice” cómo se ven las letras una vez escritas en una frase, y no de manera individual en el abecedario. Si todo ha ido bien, el programa devolverá una especie de texto adaptado a tu nueva tipografía, tanto con espacio como con interlineado. Salva la fuente y ya la tendrás para utilizarla en Microsoft Word.

Si lo que te gustaría es usar esta fuente en cualquier situación y no sólo dentro del famoso programa de Microsoft, lo que tienes que hacer es instalarla en el sistema operativo. Para ello, entra en el disco duro donde tengas configurado Windows, busca la carpeta en cuestión (Windows por defecto) y localiza “Fonts”. Arrastra o pega en esta localización tu nueva familia de letras y espera a que la barra de instalación se complete. Ya puedes usarla en cualquier parte de tu PC.

  • Enlace Copiado!
Cargando comentarios