Trucos y Consejos

Cómo saber si tu portátil está sobrecalentado y cómo ponerle remedio (parte 1)

Tener controlada la temperatura de tu PC es importante. Ahora bien, en el caso de que tengas un portátil, esto se convierte en algo no importante, sino obligatorio, vital y esencial. Por lo general, los laptops son los aparatos que más sufren los envites de la temperatura, ya que son más pequeños que los sobremesas y, por tanto, tienen menos posibilidades de refrigerarse correctamente. Hoy en Softonic te traemos una guía, dividida en dos partes, para cómo saber si tu portátil está sobrecalentado y cómo ponerle remedio. ¡Empezamos!

Descarga un programa de diagnóstico

La primera parte de nuestra guía empieza con lo esencial: descarga un programa de diagnóstico. Aunque la temperatura del PC se puede ver gracias a la BIOS, nuestro consejo es que utilices un software específico para ello, ya que te permitirá tener controlado en tiempo real, y desde dentro del propio sistema operativo, todos los parámetros necesarios. Nuestra recomendación es un programa de código abierto que cuenta con el apoyo de casi toda la comunidad: Open Hardware Monitor.

Open Hardware Monitor
Descargar
7

Su interfaz es bastante clásica y todo se visualiza como un árbol desplegable, por lo que no te vas a perder nada. En cada raíz se muestran diferentes partes del PC a nivel de hardware, como puede ser la tarjeta gráfica y todo lo que rodea a la misma, la temperatura del procesador, el estado del disco duro, la salud de la memoria RAM, etc.

Open Hardware Monitor ofrece un exhaustivo análisis del PC desde que se abre, de ahí que sea nuestro programa esencial para descubrir la temperatura que se tiene en un determinado momento.

Ahora que ya tenemos el primer paso, viene el segundo: saber cuál es la temperatura en la que nuestro procesador corre riesgo de convertirse en un bonito trozo calcinado.

Temperaturas habituales

Entramos en terreno farragoso. La temperatura de cada procesador es un mundo totalmente diferente, aunque sí podemos estipular ciertos valores medios para que sepas si tu portátil corre peligro o no. Por ejemplo, el más importante de todos, la temperatura máxima. De acuerdo a los gráficos facilitados tanto por Intel como AMD, la temperatura máxima de cualquier CPU ronda los 70 grados aproximadamente. Algunos procesadores sí permiten hasta 74-76 grados, mientras que otros se quedan en los 60. Teniendo en cuenta los últimos modelos, nuestra recomendación es que a partir de 65 grados tengas ya mucho cuidado y empieces a tomar medidas.

La temperatura normal, por su parte, suele oscilar entre los 40 y los 60 grados. Si descubres que tu CPU gira en torno a esos valores, no te preocupes: no corre peligro. Lo ideal es que se mantenga en unos 50 grados aproximadamente, ya que si empieza a subir de ahí, el procesador puede comenzar a sufrir.

Finalmente, la temperatura en reposo de cualquier procesador varía desde los 25 grados hasta los 35. Esta es la temperatura que debería tener justo cuando se enciende y no se ejecuta ningún programa de inicio.

Ahora que ya tienes todos estos datos, pasamos a la segunda parte de la guía: consejos para no sobrecalentarse.

  • Enlace Copiado!
Cargando comentarios