Cómo añadir subtítulos opcionales con Handbrake

dexter-subs A todos nos encanta ver películas o series. Seguro que si eres un apasionado de este tipo de contenidos, además, prefieres disfrutarlos en versión original y con subtítulos.

Cada vez se están imponiendo más los soft-subtitles o subtítulos opcionales, que van insertos en el contenedor del fichero de vídeo pero que puedes activar o desactivar a voluntad. Esto es así por el auge de los reproductores multimedia, ya que casi todos los modelos de hoy en día los aceptan y visualizan sin problemas.

Desde hace un tiempo, el conversor gratuito Handbrake es capaz de añadir subtítulos opcionales a los ficheros de vídeo resultantes. Un proceso que antes era bastante complicado pero que hoy en día está al alcance de cualquiera. ¿Quieres saber cómo?

separacion

Pros y contras de los subtítulos opcionales

Los soft-subtitles se diferencian de los subtítulos incrustados, o hard-subtitles, por no estar escritos sobre la propia imagen sino en un espacio reservado dentro del contenedor de vídeo, aquel que en la práctica llamamos AVI, MPEG, MKV, etc. Antes de considerar la conversión con este tipo de subtítulos, es mejor que sepas si te interesa.

diferencias-subs

Las ventajas de los subtítulos opcionales son evidentes: si quieres verlos están ahí y si no, no están. Pero se presentan casos en los que son también necesarios: por ejemplo, si quieres insertar varias pistas con subtítulos, bien sea para aprender idiomas, o bien porque tienes dudas sobre la calidad de traducción de dos subtítulos antes de ver la película; en ese caso, con insertar ambas pistas y elegir luego, no hay riesgo de equivocarse.

Otra ventaja es que ciertos reproductores multimedia poseen la capacidad de aumentar o disminuir el tipo de letra, así como cambiar el color y la tipografía. En muchos casos basta con añadir el subtítulo en la misma carpeta y con el mismo nombre que el fichero de vídeo, pero a la hora de compartir estos archivos con amigos, es siempre más cómodo y seguro si los subtítulos están dentro de él.

Sin embargo, no todo son facilidades con los subtítulos opcionales. El método tradicional de machacar los píxeles pegando literalmente los subtítulos encima de la imagen es más fiable, ya que puedes estar seguro de que se leerán en cualquier reproductor, con cualquier programa, sea el sistema que sea. Así que tú decides.

separacion

Soft subtitles y Handbrake: un método sencillo

Handbrake es un programa muy potente pero también más fácil de lo que parece en un primer vistazo. En concreto, el proceso de añadir subtítulos opcionales es extremadamente sencillo. Para ello necesitarás un fichero de vídeo aceptado por el programa (trabaja con infinidad de formatos) y un archivo SRT por cada pista de subtítulos que quieras agregar:

handbrake-1

Abre Handbrake y carga el fichero de vídeo que quieres convertir o al que quieres insertar los subtítulos.

handbrake-2

En la parte inferior, selecciona la pestaña Subtitles y fíjate en las tres opciones que aparecen. Aunque parezca contradictorio, la que has de pulsar primero es la última de las que aparecen: “Import SRT”. Elige el primer fichero de subtítulos y pulsa en Aceptar.

handbrake-3

Ahora fíjate en la parte “Selected Track”. Verás, en primer lugar, una lista desplegable con los ficheros SRT que hayas añadido –sólo uno por ahora- y más a la derecha tres casillas con sendas modalidades de subtítulos:

  • Default consiste en mostrar la pista de subtítulos por defecto cuando se inicia el vídeo. Se puede desactivar en cualquier momento. Si ninguna pista lleva marcado este modo, el vídeo se inicia sin subtítulos.
  • Burned In es el equivalente a los subtítulos forzados. La pista se incrusta en la imagen y es imposible de desactivar, pues formará parte de ella.
  • Forced Only es un modo híbrido entre ambos: la pista no está incrustada en la imagen pero tampoco se puede desactivar. Suele usarse en películas con ciertos diálogos en idioma distinto al que hablan los protagonistas, ya que necesitan una traducción forzosa.

Como puedes imaginar, en el caso de los soft-subtitles únicamente deberías elegir, como mucho, una pista como Default e ignorar el resto de casillas.

Finalmente, a la derecha del todo, puedes elegir el idioma del subtítulo para que el programa o reproductor identifique cada pista, así como la codificación de caracteres y el retardo respecto a la imagen, en el caso de que no estuviesen sincronizados. Para acabar, pulsa Add, y la pista se agregará al marco inferior.

Repite la acción con cada fichero SRT que agregues y tendrás listo tu vídeo con subtítulos opcionales. El resto del proceso consiste en elegir el contenedor de vídeo (MKV o MP4) y el perfil de vídeo que deseas de entre los disponibles en el apartado Presets. Un clic a la opción “Start” y todo listo.

vlcsubs

¿El resultado? Un vídeo limpio de subtítulos, tal y como estaba en un principio… salvo por la posibilidad de elegir los que quieres ver en cada momento.

¿Y tú qué prefieres? ¿Los subtítulos opcionales o los incrustados?

Cargando comentarios

Últimos artículos

Apps más descargadas

Ver todas