Cierra explorer.exe y evítate reinicios innecesarios

Cierra explorer.exe y evítate reinicios innecesarios

Muchas veces, al instalar algún programa, se nos pide que reiniciemos el ordenador y esto no es estrictamente necesario. Suele ocurrir cuando dicho programa se integra en el Explorador de Windows. Lo cierto es que reiniciar no es necesario, pero explicar al usuario que debe cerrar el proceso explorer.exe para poder disfrutar de los cambios es ciertamente más largo que instarle a reiniciar sin más.

En dichos casos siempre puedes abrir el Administrador de tareas y hacer el trabajo por ti mismo. Sin embargo, existe un truco oculto dentro del propio Windows para llevar a cabo esta tarea. Lo vamos a ver a continuación.

Para cerrar todos los procesos del Explorador abiertos sólo tienes que abrir la pantalla de Apagar equipo pulsando sobre Apagar en el Menú Inicio.

A continuación presiona Control – Alt – Shift y pulsa sobre el botón Cancelar.

Después de esto verás tu Escritorio sin ningún rastro de tu Barra de tareas o ventanas del Explorador. No desesperes, estarán de vuelta pronto. Pulsa Control – Shift – Esc para abrir el Administrador de Tareas.

Utiliza el menú Archivo / Nueva tarea para ejecutar explorer.exe y todo volverá a la normalidad.

Este método te permite reiniciar el explorador y evitar apagados innecesarios del sistema operativo de un modo más rápido que buscando los procesos en el Administrador de tareas.

Cargando comentarios