¿Está bien dejar el móvil cargando toda la noche?

La situación descrita a continuación es completamente normal para la mayoría de las personas que tienen un smartphone: usamos el dispositivo durante todo el día y luego realizamos la carga al final del día, cuando el móvil está casi “muerto”. Para asegurarnos que el dispositivo junto a nosotros continúe vivo, es común dejarlo cargando toda la noche, para que “renueve su energía”.

Sin embargo ¿alguna vez te has detenido a pensar acerca de cuánto consume el hábito de dejar enchufado el smartphone?  Aún más, considerando que a la mayoría de los dispositivos les toma dos horas cargarse ¿no resulta un desperdicio dejarlo conectado? Afortunadamente, David MacKay, un profesor en la Universidad de Cambridge, en Inglaterra, estudió el tema y nos presenta sus respuestas definitivas.

Lo que necesita ser respondido

Además de estudiar el aspecto financiero de dejar un smartphone enchufado toda la noche, MacKay también buscó la respuesta de cómo de prejudicial es para tu bolsillo dejar enchufado el cargador en sí. Después de todo, no todos lo desenchufan después de que el móvil ha llegado al 100% de la carga.

Otra preocupación de muchos usuarios y que también fue respondida por MacKay es el impacto del tiempo de carga sobre la batería del smartphone. Después de todo, los casos de móviles que simplemente explotan cuando se los enchufa no son tan raros.

2

“Es como ayudar al Titanic con una cucharita”

Francamente, el profesor fue muy claro en cuanto a la conclusión de cómo afecta el cargador que permanece enchufado a la pared: “Desconectar el cargador de manera obsesiva es como ayudar al Titanic con una cucharita. Apágalo, pero por favor ten en cuenta lo pequeño que es ese gesto.”

Cuando se enciende el dispositivo y se lo deja enchufado toda la noche, la situación cambia un poco. Aumenta el consumo, pero no lo suficiente como para generar preocupación. Si permanece enchufado después de haber alcanzado el 100% de la carga, consume aproximadamente unos 2,4 watts. Con eso, el monto gastado al final del año no debería exceder los U$5,3 (muy relativo al país…). Sin embrago, si multiplicas este monto por el número de personas que viven en la casa, ya puede resultar en un valor considerable.

3

¿Puede explotar?

Con respecto a la posibilidad de que el dispositivo explote cuando se enchufa, MacKay es igual de categórico, al declarar que las posibilidades son muy bajas. La mayoría de los cargadores y dispositivos modernos cortan el flujo de energía una vez que se completa la carga. Esto ayuda a prevenir sobrecargas y otros problemas potencialmente dañinos.

Y, como ya sabemos, el “efecto memoria” en las baterías de litio-ion (un componente que integra las baterías de hoy en día) ya no existe. Sin embargo, todos los componentes (cargadores y baterías) tienen un ciclo de vida que puede acortarse si ambos están conectados. Pero, este tiempo es usualmente más largo que el de la permanencia de un dispositivo con una persona.

4

Salvando el día

A pesar del impacto de dejar nuestro smartphone conectado toda la noche, ya podemos decir que no es una solución que combine sustentabilidad y conveniencia. Sin embargo, hay un aspecto que está gradualmente volviéndose más común en los dispositivos más recientes, el que puede resultar ser “la salvación” en estos casos.

La carga rápida, que ya está integrada a la mayoría de los equipos nuevos, promete el final de las largas horas de carga de smartphones. Con la promesa de llevar la carga de 0 a 50% en pocos minutos, la funcionalidad permite ser la opción que lleve a abandonar de una vez por todas el hábito de dejar el móvil conectado toda la noche.  

Adaptación de un artículo original en portugués publicado en Tecmundo.

Cargando comentarios

Últimos artículos