Publicidad

Noticias

Avance de Song of Horror: Candidato a suceder a Amnesia como juego de terror de referencia

Daniel Caceres

Publicado

Song of Horror podría convertirse en uno de los mejores juegos de terror del año, o del que viene, que será cuando salga el resto de su contenido. Se trata de un juego episódico a cargo de Protocol Games que consta de cinco entregas. Este avance se ha escrito después de probar los dos episodios disponibles. Habré jugado unas 6-8 horas en total, tiempo suficiente para comprobar que las promesas de Song of Horror, como un enemigo sobrenatural que “estudia” tu comportamiento para atacarte en tu peor momento, se cumplen y con creces.

Ya desde el inicio, Song of Horror apunta maneras: sus niveles de dificultad usan los nombres de tres maestros de la literatura de terror (M.R. James, Edgar Allan Poe y H.P. Lovecraft). Sus “maestros videojueguiles” también se notan desde el inicio. Ya la premisa recuerda un poco al primer y ya lejano Alone in the Dark. En lugar de la Mansión del Derceto tenemos la Mansión Husher, lugar donde han desaparecido un escritor famoso y toda su familia y, más recientemente, su editor. En el interior de esta casa, se esconde algo llamado la Presencia, una fuerza sobrenatural que puede alterar su estructura… y acabar con los investigadores improvisados que tratarán de desentrañar su misterio.

Uno de los ases en la manga de Song of Horror es la muerta permanente de sus protagonistas. En el Episodio 1 tienes a cuatro personajes disponibles, cada uno con sus motivos para entrar en la Mansión Husher, cada uno con sus propios objetos y habilidades especiales. Al principio, puede dar la impresión de que estamos ante una funcionalidad menor, que lo único que cambia es que un personaje toma notas que ayudan a resolver puzles mientras que otro puede echar un trago para calmar sus nervios después de un momento tenso. Pero esa duda se disipa enseguida.

Empecé a tomarme está mecánica en serio cuando murió el tercero de los cuatro personajes disponibles. Sabía que si el que me faltaba moría tendría que volver a empezar el capítulo desde el principio. Cuando más avanzaba, cuanto más progresaba, más tenso me ponía.  Ya no actuaba temerariamente; me ponía paranoico ante cualquier ruido que tal vez se había producido en mi casa, creyendo que la Presencia estaba cerca. La buena noticia es que acabé el episodio. La mala noticia es que le había cogido cariño a este personaje, y recorrer el capítulo 2 con él fue un suplicio. Como el juego no deja de intentar pillarte desprevenido, la sensación de seguridad que tenía al principio se convirtió en una quimera.

Esta mecánica me ha recordado mucho al Sistema de Cordura de los juegos de rol de papel y lápiz de la Llamada de Cthulhu. En estos juegos, los personajes conforme más progresan, más posibilidades tienen de enloquecer para siempre. Como resultado, no suelen durar muchas campañas, y sus momentos finales suelen ser tan dramáticos como impactantes.

Pero esta mecánica no funcionaría sin la IA dinámica e impredecible de Song of Horror. En lugar de contar con zombis, fantasmas u otros enemigos que repitan localización partida tras partida, el juego utiliza el potencial de la Presencia, la extraña fuerza lovecraftiana que hace las veces de villana.

Tanto las apariciones de la Presencia como otros eventos terroríficos son consecuencia directa de la IA del juego, que intenta descubrir cuál es tu ritmo para pillarte desprevenido. De nuevo, hay que jugar un rato para darte cuenta de sus implicaciones. Los eventos que pensaba que estaban guionizados no se repitieron en los siguientes reintentos, o tuvieron lugares en momentos diferentes, en tempos diferentes. El juego descubrió cuáles eran los pasillos o escaleras que más frecuentaba en cada partida, y me preparaba sustos en ellas. Por suerte, el juego te da una herramienta básica pero clave para tratar de prevenir estos momentos: tus oídos.

Antes de abrir ciertas puertas, podrás pegar tu oreja para tratar de descubrir si la Presencia se oculta al otro lado. Es una mecánica que requiere paciencia y calma. Aunque parezca muy simple de usar, he pecado de olvidarme de ella en momentos que tenía prisa, o en los que temía estar siendo perseguido. Lo he pagado muy caro.

Song of Horror no es tan solo un homenaje a los clásicos de la literatura de terror; también bebe mucho de Silent Hill o de Resident Evil. Las referencias son más claras en el apartado visual. Tenemos las míticas cámaras prefijadas que nos muestran parte del pasillo, pero no lo que puede haber al otro lado. Es un estilo que echaba mucho de menos y que me alegra volver a ver. O puede que tenga que decir que me aterroriza…

Como ocurre siempre con los juegos episódicos, la valoración final de Song of Horror dependerá de si las próximas entregas mantienen el nivel de los dos primeros episodios. De ser así (y todo apunta a ello), nos encontraremos ante un titulazo dentro del género del horror indie que bien podría convertirse en el nuevo Amnesia en cuanto a ejemplo revolucionario a seguir.

Song of Horror está disponible en Steam desde el 31 de octubre.

También te puede interesar