Arte en tu Ps2

Team Ico no hace demasiados juegos, pero cada uno es acontecimiento. Shadow of the Colossus es un claro exponente de esto y promete mucho más

Hace casi cuatro años apareció un juego absolutamente sorprendente. Su nombre era ICO y consiguió que todos los poseedores de una PS2 soñasen con el increíble universo de este juego.

Tras este tiempo, muchos nos preguntábamos que hacían los programadores de aquel juego. La respuesta tiene nombre: Shadow of the Colossus. Un juego que goza de la estética de su predecesor, pero que parte de una idea completamente nueva, dando como resultado un juego diferente.

De ICO a Shadow of the Colossus
A muchos les puede parecer que cuatro años es mucho tiempo para el desarrollo de un juego (menos a los programadores de Duke Nukem Forever), pero si tenemos en cuenta que ICO fue un juego diferente a todo lo visto, estamos seguros que merece la pena la espera para los usuarios.

ICO, si lo analizamos fríamente, nos recordaba a los antiguos Prince of Persia, es decir, un juego en el que teníamos problemas y plataformas por doquier y de vez en cuando algunas luchas. Sin embargo, el argumento, la estética, la curiosa princesa y la suma de todos estos elementos de forma perfecta, hacía que nos encontrásemos ante uno de los mejores juegos para PS2.

Shadow of the Colossus es un juego que ofrece mucha más originalidad en su planteamiento y, además, una serie de nuevas tecnologías que hacen que este título pueda ofrecer importantes novedades a la jugabilidad. Y por supuesto, nos encontramos con una nueva historia, muy intrigante.

Una nueva historia
En Shadow of the Colossus tendrás que encarnar a un solitario viajero a caballo, cuyo destino se va a entrelazar con el de una joven sin vida que yace en un altar dentro de un inmenso templo. La chica ha perdido su alma, y la única forma de recuperarla es buscar y acabar con los Colosos, unos enormes monstruos que vagan por este extraño mundo.

Con la única ayuda de Argo, tu fiel caballo, debes explorar solitarias llanuras, montañas, lagos, cuevas y ruinas hasta encontrar a cada uno de los Colosos y acabar con ellos, algo que no será nada sencillo, puesto que para lograrlo deberás atacar un único punto y para encontrarlo subirás al coloso, lo cual implica una habilidad fuera de lo normal.

Este es el curioso argumento del juego donde nuevamente los diseñadores vuelven a hacer un alarde de imaginación en un título absolutamente espectacular, sobre todo en las luchas contra los colosos.

Un sistema de juego curioso
Shadow of the Colossus ofrece un argumento realmente original, pero su sistema de juego nos lo parece aún más, si cabe. Nuestra aventura comienza en ese templo donde yace nuestra amada y volverla a ver con vida es nuestro objetivo. Para conseguirlo deberemos encontrar a los colosos, que la primera parte de la aventura y en segundo lugar deberemos acabar con ellos, algo que no será nada sencillo.

En esa a primera parte deberemos cabalgar sin parar y para guiarnos deberemos usar nuestra espada. Gracias al sol seremos capaces de encontrar nuestro objetivo que no es otro que encontrar a los susodichos colosos. Esta primera parte es sencilla, si tenemos en cuenta que deberemos acabar con un coloso.

Y cuando hablamos de colosos, debemos hablar de su tamaño. Los primeros son grandes como una casa, pero otros son tan gigantescos como un rascacielos y todo ellos deben ser eliminados atacando sus puntos débiles, los cuales tienden a encontrarse en la parte más alta del enemigo.

¿Qué debemos hacer para acabar con el coloso? En primer lugar escalar y atacar ese punto débil, algo nada sencillo, porque el coloso sigue moviéndose mientras lo escalamos. Una vez conseguido, nuestro enemigo no estará muy contento y en ese momento tendremos que huir antes de acabe con nosotros. El resultado final será que adquirimos su esencia para volver al templo y así conseguir nuestro objetivo.

¿Cómo escalamos a nuestro enemigo? El juego presenta un novedoso sistema llamado “Organic Collision Deformation” (Deformación orgánica de colisiones) que permite al jugador agarrarse a los Colosos y trepar por ellos con precisión. Así, el protagonista tendrá que moverse con sigilo por unos terrenos cambiantes, móviles y peligrosos para asestarles ese golpe mortal que acabe con ellos.

Todo esto, según los desarrolladores, se realiza con un control absolutamente sencillo, de la misma manera que ICO, gracias a que determinadas acciones cambian dependiendo del lugar en el que nos encontremos.

Gráficos y sonido
Dejando aparte el apartado técnico, Shadow of the Colossus va a destacar, sobre todo por su diseño de producción donde decorados, personajes y, por supuesto, colosos tienen un trabajo excepcional. No olvidemos que ICO fue uno de los juegos más valorados en cuanto a su estética y sin duda, Shadow of the Colossus lo va a mejorar.

En cuanto a los aspectos meramente técnicos, Shadow of the Colossus vuelve a extraer el máximo potencial de la PS2, con decorados muy cuidados, personajes perfectamente animados y unos colosos que combinan decorado y movimiento de una forma absolutamente original.

El sonido merece una mención especial, ya que ofrece una banda sonora de gran calidad y efectos absolutamente increíbles. El juego, al igual que ICO, no contendrá demasiadas voces para centrarse en la acción del título.

Conclusiones
Nadie niega que ICO fue un juego original pero Shadow of the Colossus lo va a superar ampliamente. Su calidad gráfica, sonora y sobre todo su originalidad a la par que su jugabilidad, permiten decir que estamos ante uno de los primeros grandes lanzamientos del 2006.

Cargando comentarios