Análisis Xbox One: Angry Birds Star Wars

Rovio ha conseguido que sus pájaros cabreados y sus cerdos robahuevos estén en prácticamente todas las plataformas y dispositivos actuales: ordenadores, teléfonos móviles, tablets e incluso televisores inteligentes y consolas de videojuegos. La nueva Xbox One también cuenta con una de las aventuras de Angry Birds, Angry Birds Star Wars, la primera entrega de la unión entre Star Wars y Angry Birds y que recrea las tres películas originales de la saga de George Lucas protagonizadas por los pájaros y cerdos de Rovio.

La primera pregunta que te harás es, ¿qué tiene Angry Birds Star Wars para Xbox One que no haya visto ya en mi móvil o tablet? ¿Qué aporta esta versión para que me empuje a jugarla? Brevemente, dos motivos: la posibilidad de controlar el juego con tu mano a través de Kinect y los modos multijugador, que te permiten jugar con o contra un amigo compartiendo la misma Xbox One.

En una galaxia muy, muy lejana…

A los más ancianos del lugar, esta frase nos evoca irremediablemente a Star Wars, una trilogía de películas de ciencia ficción que vieron la luz entre 1977 (cuando se estrenó la primera parte, Star Wars) y 1983 (cuando vio la luz la tercera entrega, titulada El retorno del Jedi). Su legado ha llegado hasta nuestros días tras varios videojuegos, libros, cómics, una segunda trilogía a modo de precuela, muñecos, juegos de mesa y cualquier objeto que puedas imaginar relacionado con el universo de Star Wars.

Pues bien, los chicos de Rovio decidieron unir el universo de sus personajes con Star Wars para dar a luz Angry Birds Star Wars, trasladando los escenarios y personajes de la trilogía original a la dinámica de juego de Angry Birds, es decir, lanzar pájaros con distintos poderes contra cerdos para no dejar ninguno en pie. Así pues, en este juego para Xbox One te encontrarás con Tatooine, la Estrella de la Muerte, Hoth y otros escenarios donde podrás ver a Darth Vader, un ejército de Pigtroopers y a los héroes de la película Luke, Leia, Han Solo, R2D2, C3PO y Obi-Wan Kenobi, entre otros.

Básicamente todo esto es lo que pudiste ver en el juego original de Angry Birds Star Wars disponible para Android, iOS, Windows Phone, Blackberry, PC y Mac. Dicho esto, ¿qué encontrarás en Angry Birds Star Wars para Xbox One?

Nuevos niveles y modos de juego

Angry Birds Star Wars para Xbox One ofrece un montón de niveles para jugar a los que hay que añadir nuevos, en concreto 20 exclusivos para esta entrega. Además, al modo historia al que estamos acostumbrados se incluyen dos modalidades nuevas: una dedicada a retos, sólo apta para quienes dominen el juego, y el modo multijugador, un verdadero acierto y que hará las delicias de quienes gusten de jugar en equipo o enfrentarse a un rival de carne y hueso.

Los retos consisten en misiones especiales que destacan un arma o personaje con los que tienes que lograr tu objetivo. A diferencia de los niveles habituales, la dificultad es mayor, por lo que te será difícil completarlos a la primera.

Dos jugadores, doble diversión

Pero el modo que más llama la atención es el multijugador, modalidad que siempre he echado de menos en todas las entregas de Angry Birds y que al fin podemos disfrutar. En Angry Birds Star Wars para Xbox One podrás jugar con otra persona a tu lado en dos modos diferentes: cooperación o competición.

En el modo cooperativo, dos jugadores tendrán que superar el nivel. Es decir, no estarás solo para completar los niveles, sino que tendrás la ayuda de un amigo para hacerlo posible. Para ello, el juego os irá turnando, de manera que entre los dos acabéis con todos los cerdos que haya en pantalla.

Por su parte, el modo competitivo os enfrentará a ti y a otros jugadores hasta un total de cuatro simultáneos. Como en el modo anterior, tendréis que acabar con todos los cerdos. Sin embargo, en esta ocasión, el nivel cambia según quién tenga que jugar, como si cada uno jugara su propio juego. Al final, ganará quien más puntos haya obtenido.

Con tu mano o con tu mando

El segundo pilar de Angry Birds para Xbox One que lo convierten en un juego muy divertido para jugar en tu consola es el aprovechamiento del control mediante Kinect. Al iniciar el juego, tendrás la posibilidad de elegir entre usar el mando de Xbox One o Kinect.

Al usar el mando, los movimientos son muy cómodos a pesar de mi temor inicial, combinando básicamente el stick izquierdo con los botones A y X. Tal vez la única pega es que es muy fácil disparar dos pájaros casi a la vez si no andas con cuidado, algo que se debería mejorar en futuras actualizaciones.

Pero donde realmente radica la diversión de Angry Birds Star Wars para Xbox One en el control mediante tu mano a través de Kinect. En Xbox One, Kinect funciona muy fluido y en un par de partidas ya le pillas el truco. Además, en todo momento el juego te indica qué movimientos hacer para ejecutar las acciones, como cerrar la mano para agarrar el pájaro, abrirla para soltarlo y volverla a cerrar para activar el movimiento especial de cada pájaro, como disparar o sacar la espada láser. Y si se te cansa la mano, no temas, pues puedes ir alternando izquierda y derecha sin problema.

Conclusiones

Angry Birds Star Wars para Xbox One es de esos juegos que implican a toda la familia. Se trata de un juego que te incita a comprar una Xbox One para poder enseñar a tus amigos cómo se juega con Kinect y porque sabes que los pequeños de la casa estarán entretenidísimos. A lo que hay que añadir que te ahorrarás el riesgo de que rompan tu móvil o tablet jugando a Angry Birds Star Wars para Android o iOS.

Si ya has jugado a esas versiones, en Angry Birds Star Wars para Xbox One no encontrarás gran novedad a simple vista, si bien se incluyen nuevos niveles y los modos de reto y multijugador. Así pues, Angry Birds Star Wars para Xbox One te gustará si quieres jugar con las manos, sin cansarte como ocurría con Wii, y si quieres pasártelo en grande en compañía jugando con o contra otros oponentes.

Puntuación: 7

Disponible: Xbox One y PS4

Cargando comentarios