Vuelve el rey del fútbol

FIFA llega a su versión 10 con muchos cambios y un espectacular apartado técnico. Sin duda, vuelve a reinar

Muchos años llevamos con FIFA. Muchos años con la pelea de si es mejor el juego de EA Sports o el juego de Konami. El año pasado fue ganador para todos el FIFA. Este año esperábamos reacción de Konami, pero no que EA Sports siguiese evolucionado su simulador hasta límites increíbles.

FIFA 09 fue como decimos el mejor del año pasado y a falta de casi dos semanas para que llegue Pro Evolution Soccer 2010, aún es pronto para declarar a FIFA 10 el ganador de este año. Pero lo que es innegable es que supera con creces a su predecesor.

FIFA 10 no sólo mejora los modos de juego, sino que corrige uno de los mayores problemas que siempre ha existido en FIFA: el denominado retraso. Ese que tanto han sufrido los jugadores, pero primero miremos las opciones

Modos de juego: más y mejor
FIFA siempre ha sido el juego con mayor número de opciones. Este año no es menos y nos encontramos con un título que tiene una increíble cantidad de modos de juego entre modos online y offline.

En estos últimos encontraremos desde un partido de exhibición, hasta un partido amistoso, pasando por torneos, ligas y todo aquello que podamos pensar entre los equipos licenciados de más de 20 ligas diferentes. Un punto, como siempre muy a favor de los FIFA.

La primera gran novedad que nos vamos a encontrar en FIFA es el modo Manager. El nombre es el mismo, pero este modo ha sido rehecho por completo, algo prometido por EA, de tal forma que parece que nos encontremos con un manager completamente nuevo.

Aparte de rediseñar por completo la ventana de manager, con una lectura mucho más fácil e intuitiva y, además, con casi toda la información en esa primera ventana, como por ejemplo el calendario o las noticias importantes, también hay que decir que el manager es ahora más realista en cuanto a las reacciones del consejo y, sobre todo, con los traspasos.

Porque ahora los traspasos funcionan como algo más realista. Ya no es posible ver como algunos hombres emblemáticos de los equipos, dígase Raul, Xavi o Terry, salen de sus respectivos equipos, a no ser que paguemos una astronómica cantidad de dinero.

Pero no sólo hay estos puntos en el aspecto del manager, sino que también veremos que como algunas de los traspasos son también muy realistas, ya que los jugadores que quieran cambiar tenderán a ir a equipos que les favorezcan en sus intereses.

Por supuesto hay más modos, pero  hay que destacar Virtua Pro, donde podremos crear nuestro propio personaje, con nuestra cara, ya que podemos visitar la dirección de EA Sports para subir nuestra fotografía y ajustar allí la foto para conseguir tener nuestra propia representación.

En este modo de juego iremos creciendo como jugador y si somos lo suficientemente buenos podremos llegar a los equipos más grandes y convertirnos así en una leyenda. Eso sí, como siempre, es un modo de juego en el que tendremos que tener en cuenta a nuestros compañeros, puesto que jugamos en equipo.

Este último modo se puede jugar totalmente online, al igual que partidas rápidas, ligas y otros campeonatos online. Las posibilidades son prácticamente infinitas y por supuesto tenemos el Adidas Live Season, que ha evolucionado hasta la versión 2.0.

El año pasado, el Live Season consistía básicamente en una serie de actualizaciones que hacían el juego mucho más dinámico, ya que los jugadores evolucionaban, ofreciendo una jugabilidad completamente diferente a lo que estamos acostumbrados. En el caso de FIFA 10 hay más porque estos datos también se emplean para crear nuestro propia liga que además se comparan con los datos reales, con lo que podremos ver si somos o no mejores que el equipo real. Eso sí, esos partidos tendremos que jugarlos cuando haya datos.

Todos estos modos os pueden dar una idea de la enorme amplitud que supone FIFA, aunque si los cambios en los modos de juego son evidentes, sobre todo en el modo Manager, en el campo de fútbol no lo son menos.

Pitido inicial: el fútbol vuelve de verdad
Sin duda, FIFA 09 fue uno de los mejores juegos de fútbol que recordamos. Esperábamos que en el campo viéramos una ligera evolución de lo que fue una gran simulación el año pasado. Pero no, EA Sports ha ido más allá y nos ofrece lo que, por ahora, es el simulador de fútbol más perfecto que hemos visto hasta ahora.

El primer gran cambio es el sistema de animación que hasta ahora siempre afectaba al juego. Y es que ese sistema de animación hacía que el juego fuera mucho más lento, más predecible. En este FIFA 10 no ha bajado el nivel técnico, pero sí se ha vuelto más natural y ahora los jugadores no sólo ven hacia donde se dirigen sus compañeros, sino que centran pases de un toque que nunca habíamos visto hasta ahora en FIFA.

Pero claro, no es sólo eso, sino que también tenemos el aspecto más táctico. En el sistema de menús tenemos una gran cantidad de opciones para personalizar las tácticas hasta la saciedad. Lo mejor de esto es que se ve perfectamente reflejado en el campo. Si decimos que intercepten pases, estos lo harán, si necesitamos algo más posicional, estos cambiarán por completo para cubrir los huecos.

Más importante en defensa es el hecho de que ahora se ha creado un sistema de ayudas que permite cubrir posiciones por anticipado. No nos referimos al hecho de que dos jugadores vayan a por el que lleva el balón, sino que ahora cubren líneas de pases. Aunque se puede optar por ofrecer esa presión, es más que posible que acabemos con un gol en contra, porque el equipo contrario aprovecha al máximo las posibilidades de un hueco.

Y con esto pasamos al ataque. FIFA 10 ha optado por un modelo realista en cuanto al ataque. Y por realista también nos referimos a difícil. Olvidaros de esos FIFA en donde marcar gol era muy, pero que muy fácil. Aquí hay que tener paciencia y pasar, pasar, pasar hasta que encontremos el hueco o el fallo de la defensa.

Por supuesto, influye la calidad del equipo y de los jugadores. No es lo mismo un partido con el Real Zaragoza que con el FC Barcelona, pero sí es cierto que los partidos cambian y nada es imposible. Que sirva como ejemplo de realismos, que los desarrolladores han conseguido un sistema en el que el equipo contrario piensa contra quien juego o quién es por historia. Por ejemplo, si jugamos con el FC Barcelona en contra del Real Madrid, veremos un partido tremendamente abierto. Sin embargo si jugamos contra un equipo como por ejemplo el Xerez, este último tiende a cerrar líneas, lo cual hace que marcar goles sea complicadísimo.

Esta forma de jugar no sólo se ha aplicado a equipos, sino también a ligas. Por ejemplo, jugar contra un equipo italiano es jugar contra una defensa de hasta 6 jugadores (4 defensas y dos pivotes), pero en cambio, si jugamos contra un equipo inglés, tendremos que adaptar nuestro juego para cubrir las bandas y, sobre todo, los pelotazos largos.

FIFA 10 ha tenido todo esto en cuenta y mucho más, porque después va al nivel más básico, al jugador. Y es que los futbolistas han sido totalmente rediseñados. Tienen sus propias habilidades y EA Sports les ha dado personalidad. Lo vemos en que se mueven igual, regatean igual o se posicionan igual a como se comportan sobre el terreno de juego.

Dos ejemplos: Cristiano Ronaldo, antes de una falta pone las piernas en un determinado ángulo y toma aire de una forma muy distintiva antes de disparar la falta. Esto lo veremos perfectamente sobre el terreno de juego. Y en el caso de Barcelona, podemos ver como Alves coge esa peculiar carrerilla antes de lanzar su misil.

Finalmente, y antes de pasar a los aspectos técnicos, tenemos que decir que el control del juego ha mejorado mucho. Uno de los problemas era el famoso retraso en el que a veces podíamos dar dos pases sin querer. Eso ha sido minimizado al máximo, aunque no ha desaparecido del todo.

El aspecto técnico
FIFA siempre ha sido una franquicia en la que destacaban los gráficos. FIFA 10 no es una mejora increíble con respecto a su predecesor, pero sí que se han pulido detalles como por ejemplo las animaciones que son mucho más naturales y rápidas, con lo que el juego es infinitamente más dinámico.

Como en todo FIFA se han respetado al máximo las equipaciones reales. No sólo en colores, sino también en la publicidad que es la auténtica que podemos ver en los jugadores que hay en el terreno de juego de un partido de verdad.

También es cierto, que todos los estadios son clones de sus las instalaciones reales. Eso sí, no están todas, pero sirva como curiosidad que cuándo escogemos un equipo como el nuestro, si no está el estadio, podemos escoger uno parecido y cambiarle el nombre, algo que es muy de agradecer.

Los modelos de los jugadores han sido mejorados una vez más, con un sistema de iluminación que también los hace más realistas. Eso sí, aún no están todos, pero EA Sports irá actualizando poco a poco.

¿Y el sonido? Pues precisamente aquí nos hemos decepcionado un poco. Primero porque los fantásticos vídeos que nos enseñan las técnicas avanzadas del juego están traducidos, pero no doblados y luego porque hay repeticiones de comentarios del año pasado que sobraban.

Sí, sabemos que se repiten los comentarios, pero escuchar a nuestros comentaristas habituales de FIFA, Manolo Lama y Paco González, que el Barcelona tiene dos Copas de Europa, cuando ahora tiene 3, significa que ese comentario no ha sido revisado. Aparte de eso, los comentaristas suelen predecir bien las jugadas.

Nuestra opinión
FIFA 10 es el mejor juego de fútbol que puedes adquirir ahora mismo. Es, sin discusión, el juego más completo en opciones, tanto online como offline, pero además ha pulido los detalles de simulación sobre el campo que tanto le hacían falta. Además se han añadido opciones tácticas avanzadas y el Modo Manager ha sido remodelado para ofrecer una experiencia más realista.

¿Tiene defectos? Sí, por supuesto, pero curiosamente el mayor defecto que hemos encontrado es en los comentarios de Manolo Lama y Paco González, que parecen repetidos del año pasado. Eso y que estamos ante un juego de fútbol realmente difícil.

Cargando comentarios