Una mascota adorable en un juego con fallos

Sony experimenta con la Play Eye con relativo éxito en este entretenimiento pensado para los más pequeños de la casa

De vez en cuando tenemos a nuestra disposición algunos productos que son innovadores y en la mayoría de las ocasiones parecen atraer a cierto tipo de público aunque muy probablemente estemos ante una revolución futura. Eso es Eye Pet.

Ya pasó con Nintendogs, un juego que sería el precursor de muchos de los movimientos posteriores de Nintendo. No os asustéis, no es que Sony vaya a dejar de hacer juegos como God of War, pero desde luego estamos ante un intento de hacer algo totalmente diferente.

Porque Eye Pet es más un experimento que un juego, lo que no significa que lo valoremos mal, porque tenemos en cuenta al público que va destinado.

Para toda la familia
Eye Pet va más allá de un juego para convertirse en todo un entretenimiento. Tras seguir unas divertidas instrucciones para colocar nuestra Play Eye, muy al estilo de lo que vimos en su momento con Eye Toy, tendremos que cuidar un huevo hasta que salga lo que da vida a este juego, nuestro propio Eye Pet.

Como podéis ver en las imágenes se trata de un encantador bicho a medio camino entre mono y cachorro que hará las delicias de los más pequeños. De hecho, no podemos olvidar que se trata de un juego que se juega en el suelo, es decir, que necesitamos un lugar medianamente amplio para interactuar con nuestro Eye Pet.

Todo funciona mediante esta perspectiva, ya que lo que hacemos es acariciar virtualmente a nuestra mascota o jugar con él y todo ello de una forma bastante intuitiva que es, sin duda, la gracia para atraer a los más pequeños y también a los más grandes.

La tarjeta mágica
En este juego hay dos diferencias principales en las acciones. Aquellas que podemos hacer simplemente con la mano y aquellas mediante las cuales empleamos la tarjeta mágica. Es cierto que podremos usar también el mando de la PS3, pero es principalmente para abrir un menú y personalizar a nuestra mascota de tal forma que podamos dotarle de una apariencia única.

Conviene remarcar toda la personalización de nuestro pequeño amigo. Podemos cambiar su vestimenta, su pelo o su color. De una forma muy intuitiva y lo más importante, podemos personalizarla por partes del cuerpo, ofreciendo a los jugadores un amplio abanico de posibilidades a la hora de crear una mascota distintiva a cualquier otra.

Después están las acciones sólo con nuestra mano. Podemos acariciar a la mascota, hacerla saltar, perseguirla y jugar con ella casi como si de un gato se tratase. Reacciona a nuestras acciones de forma sorprendentemente buena, siempre y cuando tengamos la iluminación adecuada.

Pero volvamos a la tarjeta mágica, uno de los elementos más importantes de este título. Mediante este pequeño cartoncito podremos activar todo tipo de juegos para divertirnos con el Eye Pet. Desde jugar a los bolos a transformarlo en una cama elástica, pasando por convertirlo en un escáner para ver cómo está nuestra adorable mascota o también para darle de comer. Toda clase de opciones que en el caso de la tarjeta es realmente un lujo.

No todo es bueno
Pero hay dos cosas que no nos han gustado de este título En primer lugar, y como en todo juego que usa una cámara, hay problemas si no tenemos la iluminación adecuada, lo que da lugar a que algunas de las acciones que realicemos con las manos las tengamos que repetir una y otra vez hasta que la cámara se entere de qué estamos haciendo.

La segunda es el uso de las opciones online. Básicamente se han quedado para poder adquirir pequeños contenidos adicionales para el juego. Poco más. Se podría haber hecho mucho más con las opciones online, como por ejemplo conocer otras mascotas o incluso concursos online para ver cuál es la mascota más “cool”. Todo esto brilla por su ausencia.

Gráficos y sonido
Gráficamente estamos ante un juego llamativo en la parte de la pequeña mascota. Los juguetes, la mascota o los objetos para cuidarla están realizados en altísima resolución y da lugar a que veamos con gran lujo de detalles sus cuidadas animaciones y, también, como no, su impresionante pelaje que ha sido creado con gran esmero.

Lástima que esto se estropee en parte por la cámara. ¿Por qué decimos esto? Porque mientras nuestro Eye Pet está a una resolución, la cámara está a otra totalmente diferente. El contraste es bastante brusco si nos fijamos y, encima, si hay una mala iluminación, veremos un exceso de ruido cromático que casi forma una niebla en torno a nosotros.

En cuanto al sonido, todo ha sido creado con el objetivo de que sea simpático y, por supuesto, que ofrezca a los usuarios un perfecto doblaje al castellano, otro de los aspectos más cuidados del juego.

Nuestra opinión
Como decimos, Eye Pet es un título diseñado para toda la familia. Tiene los clásicos fallos de los juegos que utilizan cámara, sobre todo con lo que respecta a la iluminación, pero es un título muy recomendable para los más pequeños de la casa, que disfrutarán mucho con lo que pueden hacer con esta pequeña mascota y, claro, dándole de comer, vistiéndolo y jugando con él. Un título muy original, pero para un público muy concreto.

Lo mejor

  • Conceptualmente interesante
  • La mascota es adorable y está animada perfectamente
  • El sistema de aprendizaje está perfectamente diseñado

Lo peor

  • Pocas funciones
  • Poco provecho de las posibilidades online
  • Problemas con la iluminación
Cargando comentarios