Tomb Raider es aún mejor en PS4 y Xbox One

Tomb Raider Definitive Edition es la versión de PS4 y Xbox One del mismo juego publicado en PC, PS3 y Xbox 360 el pasado año. Cargado con todos los DLCs publicados hasta la fecha y las oportunas mejoras técnicas que aprovechan el hardware de las nuevas consolas, esta edición de Tomb Raider es la mejor, sin duda. Eso sí, el juego no cambia nada de nada: sigue siendo una aventura formidable y uno de los mejores juegos del 2013, sí, pero no trae novedades reales para aquellos que ya lo han jugado antes.

Una gran aventura, ahora más bonita

Tomb Raider es uno de los juegos más sorprendentes y mejor realizados del 2013. Su producción fue comparada infinidad de veces como “una copia de Uncharted”, y aunque tiene algunas semejanzas, lo cierto es que este reboot tiene mucha personalidad propia. ¡Y por eso sorprende!

Lo mejor de Tomb Raider es la forma en que se va desbloqueando poco a poco. La sensación de aventura y de descubrir, de acabar con los malos y salir vivo por los pelos. La verdad es que Lara lo pasa fatal en este juego, pero la historia de crecimiento personal (desde la jovenzuela inocente hasta la superviviente de un drama) lo necesitaba. Pocos juegos consiguen que simpatices tanto con el héroe/heroína como este.

Más allá de eso, la jugabilidad es excelente. El control, la búsqueda de objetos, los objetivos, los disparos, la forma de solucionar los puzles o la exploración… todo muy bien. Y aunque personalmente habría tomado otras decisiones en el diseño del juego (como esos Quick Time Events facilones, las ayudas al jugador, o una excesiva linealidad en la primera parte del juego), no se puede negar que la jugabilidad está muy bien estudiada para engancharte al mando y no soltarte hasta que llegas al final.

Si esperas jugar en PS4 o Xbox One a otro juego diferente estás totalmente equivocado. El juego es exactamente igual, tiene la misma aventura, los mismos enemigos, mapas, experiencia… Todo es igual. Los DLCs integrados no aportan nada interesante: mapas para el modo multijugador y vestidos para Lara que, en mi opinión, se los podían haber guardado.

En definitiva es un juego tremendo y que merece muchísimo la pena. Así era en la “pasada generación” y así lo sigue siendo en la “nueva generación”.

Novedades superficiales para Kinect

Otras de las novedades de esta versión llegan en el control. Nada especialmente interesante: el juego permite usar Kinect o la cámara de PS4 para dar órdenes de viva voz. Al estilo “Muéstrame el mapa” y cosas similares. Además, en Xbox One puedes mover y rotar los tesoros que vas encontrando, en el menú de opciones, directamente con la mano. Como decía nada especial.

Gráficos tremendos. Más suaves en PS4

Es en la parte visual donde residen las grandes novedades de esta versión. El juego ha mejorado gráficamente con el cambio de generación de consolas. Por ejemplo, la resolución aumenta hasta los 1080p, dejando un aspecto nítido y espectacular. Al aumentar la resolución, los desarrolladores se han visto obligados también a subir el número de polígonos y resolución de texturas. Todo debe ir en consonancia.

El resultado son unos gráficos cargados de detalles y que se ven de lujo. A esto hay que sumarle otras mejoras, como el efecto TressFX que da más realismo al pelo de Lara (aunque personalmente opino que queda aún más artificial, aunque eso ya va a gustos), nuevos efectos de luz más reales, más texturas, más partículas… la potencia extra de las nuevas consolas han permitido a los desarrolladores integrar virguerías gráficas.

Una de las polémicas de esta versión es el cambio físico de Lara respecto a las versiones PS3/360. Su cara ha cambiado y ya no es la captura de Ellen Page, actriz que prestó su actuación al juego. El cambio de rostro de Lara es una decisión extraña, que parece motivada por las nuevas animaciones y expresiones faciales que se ven en esta versión. Pero no hay justificación oficial.

La segunda polémica es la diferencia que hay entre las versiones PS4 y Xbox One. La consola de Sony disfruta de una velocidad de refresco mayor, rozando habitualmente los 60fps. Eso significa que el movimiento de pantalla es más suave y fluido. Sin embargo, la consola de Microsoft tiene el refresco bloqueado a 30fps, la mitad y por lo tanto menos vistoso.

Ambas versiones se juegan más que bien, la diferencia de frames por segundo no afecta a la jugabilidad, así que no te preocupes. Pero si por casualidad tienes ambas consolas y puedes elegir, entonces PS4 es la mejor versión.

Conclusión

Tomb Raider sigue siendo ese gran juego que todo aventurero debe jugar. Merece la pena comprar la Definitive Edition porque sencillamente tienes la mejor versión del juego publicada hasta la fecha, con buenísimos gráficos y una aventura larga, variada y muy divertida. Si puedes elegir versión, la de PS4 es ligeramente mejor por esa mayor suavidad en el movimiento de pantalla. Pero si ya has jugado a Tomb Raider entonces esta versión no te aporta nada nuevo y deberías dejarla pasar, o esperar a que baje de precio.

Puntuación: 9

Disponible en: Xbox One y PS4

Sígueme en Twitter: @raulprz

Cargando comentarios

Últimos artículos