Sleeping Dogs y el cinematográfico Hong Kong

Análisis con lo mejor y lo peor de Sleeping Dogs

Sleeping Dogs

 Empiezo por el sistema de combate:

El sistema de combate cuerpo a cuerpo está perfectamente integrado e incluye contrataques, agarres, golpes débiles o fuertes… todos se realizan con sus respectivos botones aunque podremos combinarlos entre sí con diferentes combos que podremos ir aprendiendo a medida que avance el juego e incluso podremos usar elementos del escenario para realizar agarres especiales con los que aniquilar a nuestros enemigos. ¿Cómo los aprenderemos? La forma es bastante curiosa y es que, para mejorar nuestra pericia en las artes marciales seguiremos un sistema de leveo parecido al de las habilidades de Tríada o policiales, aunque en esta ocasión, para subir un punto deberemos recuperar unas estatuillas que han robado a un maestro de Kung Fu que nos educó en la niñez. Cada vez que le entreguemos una nueva pieza subiremos un punto, escogeremos qué queremos aprender y nuestro sensei nos lo enseñará inmediatamente.

Aparte de todo esto Sleeping Dogs también resulta algo diferente al centrarse más en el combate cuerpo a cuerpo que en los disparos, al más puro estilo de las películas de acción de los 80 o 90, protagonizadas por Van Damme y compañía.

La otra cara del combate está en los disparos. El sistema está algo menos trabajado pero resulta igualmente eficaz. Podremos cubrirnos, saltar por encima de nuestras coberturas creando una especie de tiempo bala del que puedo sacar ventaja, podremos realizar disparos normales o precisos e incluso disparar sin ser vistos desde donde estemos escondidos aunque con una precisión casi nula.

Sleeping Dogs

 Conducción y vehículos:

En Sleeping Dogs podremos manejar motos, coches y lanchas. El sistema de conducción es muy fluido y bastante más arcade (lo confirmé gracias a Clark_91) que por ejemplo, GTA IV. Quizás hubiera estado bien un sistema de colisiones más refinado, o añadir un poco más de dificultad en la conducción a medida que nuestro coche va sufriendo daños, pero sin duda cumple a la perfección para las distintas persecuciones o desplazamientos por el mapa.

Otra de las características a destacar de Sleeping Dogs es su peculiar faceta plataformera. En algunas ocasiones deberemos trepar por andamios o edificios para alcanzar un determinado punto o para perseguir a algún fugitivo. Aunque el sistema es sencillo (simplemente tendremos que pulsar la tecla de salto) deberemos apretar el botón en el momento exacto para no rezagarnos y por cierto, unas cuantas sucesiones de fallos propiciará que también perdamos puntos policiales por ser tan torpes. Ademas Sleeping Dogs añade un rasgo único, el poder saltar de un vehículo a otro en marcha, para poder quedarte con el coche que desees.

Sleeping Dogs

Otro factor de relevancia en este aspecto es nuestra reputación: 

Que podremos ir mejorando realizando diferentes favores a personajes secundarios y que nos permitirá, a medida que subamos de nivel, comprar nuevos atuendos que pueden mejorar alguna de nuestras estadísticas o de obtener diferentes ventajas gracias a nuestra reputación.

Trama principal: 

Evidentemente todas estas misiones, sistemas, novedades y demás características no servirían de nada sin una buena historia que nos permita engancharnos al juego y Sleeping Dogs la tiene, dura, cruda, sangrienta, negra, tanto como las Tríadas de Honk Kong. No voy a contar nada de la historia principal, pero puedo aseguraros que vais a coger bastante cariño a Wei y a algunos de los personajes con los que estará implicado y que logrará provocar sentimientos encontrados a algunos jugadores. La parte negativa es que la trama principal podremos completarla, si vamos a piñón sin distraernos con todas las posibilidades, en unas 15 horas, dependiendo de nuestra habilidad con el juego, claro está. Ahora bien Sleeping Dogs nos ofrece muchas más horas de diversión gracias a una buena cantidad de eventos y misiones secundarias de reputación, mini-juegos como el póker o el karaoke, diferentes casos policiales y redadas antidroga que sin duda amplían bastante la vida del título.

Sleeping Dogs

 Además de todo esto Sleeping Dogs también cuenta con una especie de red social en la que se guardarán nuestras puntuaciones y las de nuestros amigos en varias misiones, como por ejemplo, quien es capaz de realizar el caballito o el salto más largo o quien puede conducir a alta velocidad durante mayor tiempo sin dañar su moto o coche.

Para el final he dejado en esta ocasión el apartado técnico. Las texturas de los personajes, paisajes, edificios y diferentes objetos principales son muy buenas aunque bajan el listón en los objetos de relleno. Lo que más me ha gustado, sin duda, del apartado técnico de Sleeping Dogs es su sistema de iluminación, bastante logrado para mi gusto.

El peor aspecto de todo el entorno gráfico lo encontramos en las cinemáticas, que a veces vienen acompañadas por un buen bajón de FPS (cuadro por segundo) aunque por fortuna no nos los encontraremos fuera de las mismas y cuando estemos jugando realmente Sleeping Dogs correrá fluido y sin interrupciones.

Sonido: La banda sonora nos acompañará a la perfección a lo largo del juego, con temas perfectamente escogidos en cada ocasión, sobre todo en las emisoras de radio de los vehículos que nos sumergirán más aún en la temática oriental del juego.

Sleeping Dogs

En conclusión es el mejor Sandbox de este año 2012 (en mi opinión)

Cargando comentarios