Rol muy duro

Tras muchos años sin tener un juego de rol clásico, Drakensang viene para ofrecernos una aventura digna sólo de los mejores juegos de lápiz y papel.

Los juegos de rol de los últimos tiempos no han acabado de convencer a los jugadores más “hardcore”. Son juegos que tienen más acción y son más accesibles, pero no suelen ser todo lo fiel que se recuerda al lápiz y papel. Drakensang es todo lo contrario.

Porque aunque muchos admiremos a Bioware, es cierto que hasta que llegue el que ellos llaman el sucesor espiritual de Baldur’s Gate, Dragon Age Origins, estamos ante uno de los juegos de rol más duros y más puros que se recuerdan en los últimos años.

Una historia que se va desarrollando
Lo que si tiene en común con otros juegos de rol del mismo estilo es que estamos ante un juego que sigue la misma estructura a nivel argumental de otros títulos. Así, todo comienza cuando recibimos la carta de un viejo amigo que nos cuenta sus problemas y que necesita de nuestra ayuda para solucionarlos.

Pero al llegar, nos encontraremos con problemas para entrar en la ciudad y, lo peor de todo, cuando lo conseguimos, encontraremos que éste ha muerto asesinado. Nuestra misión está clara. Hay que saber quién ha asesinado a nuestro amigo y, lo más importante, vengarlo.

Drakensang es un juego de rol puro. De hecho está basado en un juego de rol  de lápiz y papel llamado The Dark Eye que tiene una popularidad muy alta en Alemania, donde se trata de un título muy considerado dentro del círculo de los juegos de lápiz y papel.

El juego que tenemos entre manos traslada perfectamente esa sensación a los ordenadores y lo hace con un juego que, sin duda, enamorará a los amantes de los juegos de rol más clásicos.

Rol en estado puro
Cuando hablamos de rol, hablamos de diferentes subgéneros. Tenemos el rol de Diablo, el rol de juegos como World of Warcraft o el rol de Baldur’s Gate. Desde la salida de NeverWinter Nights, el género se ha suavizado con respecto a lo visto en papel, con muchas menos estadísticas y algo más comprensible para el usuario novel, por lo que el jugador de rol tradicional se ha encontrado con lo que podríamos denominar juegos de rol “lights”.

Si Bioware ya ha dicho que con Dragon Age Origins nos encontraremos con una vuelta a un sistema de rol más puro, Drakensang ya lo hace y es algo que podremos ver desde el principio del juego. La creación del personaje se dará entre diferentes clases de Drakensang, que básicamente son los estereotipos habituales de los juegos de rol.

Por esterotipos hablamos de guerrero, mago, ladrón etc. Todos ellos están representados de una forma u otro en el juego, lo que nos permite la elección de nuestra clase favorita. Sin embargo, en Drakensang esto es un primer paso, porque hay mucho más.

Y es que cuando pasemos al modo avanzado de crear un personaje, veremos que el número de características a editar es mucho más alta que en cualquier otro juego moderno de rol. Manejo de diferentes armas, economía o cultura popular serán algunos de los aspectos a tocar.

Evidentemente, podemos optar por un modo de elección de características más normal y rápido, pero sin duda, el modo avanzado nos permite crear un personaje realmente único.

De aventuras por Aventuria
Todo en Drakensang se desarrolla en el mundo de Aventuria y tenemos un sistema muy similar a cualquier juego de rol en el que tenemos que ir averiguando pistas sobre la misión principal. Entre medio, tendremos que hacer pequeñas tareas para algunos de los habitantes de los diferentes lugares y, así lograr nuevas pistas.

Como en todo juego de rol, iremos evolucionando a nuestro personaje y a sus compañeros para superar los mayores retos del juego. Y es que a lo largo de nuestras aventuras tendremos a nuestra disposición a nuevos miembros que nos permitirán superar los combates más terribles.

Este será uno de los objetivos iniciales del juego. Tenemos que conseguir un grupo equilibrado para lograr acabar con los enemigos más poderosos. Como en otros juegos, como Baldur’s Gate o Icewind Dale, la evolución de los personajes es primordial si queremos triunfar en las misiones que se nos encomiendan.

Drakensang, curiosamente, no es tan claro como debería y en ocasiones, parece que los programadores hayan hecho el juego sólo para aficionados del lápiz y el papel. Pero, curiosamente, la edición española de Fx Interactive tiene una ventaja y es que en el manual hay una descripción muy acertada de nuestros primeros pasos, lo cuál es de tremenda ayuda a la hora de comenzar a jugar con este título.

Porque Drakensang es un juego de rol al estilo más clásico y eso significa que estamos ante un título de una dificultad alta, muy alta y es algo que podemos ver tanto en la resolución de algunas de las misiones, como en el combate.

Combate: volvemos a lo clásico
Aquellos que hayáis jugado a juegos como NeverWinter Nights o Baldur’s Gate, reconoceréis este tipo de combate. Un combate que se desarrolla en tiempo real aparentemente, pero en el que podemos parar la acción y planificar cada una de nuestras acciones.

Esto es muy importante, porque si no lo hacemos moriremos con cualquier enfrentamiento, incluso en los más sencillos. Dependeremos de una perfecta planificación para no acabar muertos a las primeras de cambio y con eso nos referimos a acabar muertos por simples ratas, porque hemos ordenado al sanador curar al integrante del grupo equivocado.

Hay que decir, nuevamente, que Drakensang es un juego de una dificultad elevada y que cada combate es toda una aventura. Afortunadamente el sistema de juego nos permite en todo momento improvisar con los elementos, con lo que, al final si tenemos un poco de habilidad seremos capaces de superar los retos.

Y, por supuesto, el sistema de control y de menús es bastante práctico, con lo que no tendremos problema a la hora de jugar y planificar cada ataque.

Gráficos y sonido
Drakensang es un juego que requiere de un equipo de prestaciones medias altas. Esto se observa en los decorados del juego que son de un grandísimo detalle, con toda clase de efectos y en donde la hierba merece una especial mención por su calidad.

No nos han gustado tanto los modelos de los personajes, que si bien no están mal, no ofrecen la misma calidad que en el caso de los escenarios. Los efectos visuales tampoco están mal, pero algunas veces parecen poco trabajados.

En lo que sí destaca el juego es en el sonido, con una magnífica banda sonora que, seguro, hará las delicias de los usuarios.

Nuestra opinión
Drakensang es un juego de rol clásico que tiene todas las virtudes que siempre se han admirado del género. Los pocos problemas que tenía el juego –un inicio un poco lioso- los arregla FX Interactive con un tutorial en el manual. Eso sí, no es un juego para todos los usuarios, puesto que requiere de concentración y de gran pericia en los combates. Si se consigue, se disfruta de un gran juego de rol.

Lo mejor

  • Sonido
  • Escenarios
  • Volvemos al Rol clásico

Lo peor

  • Los gráficos podrían estar más pulidos
  • Dificultad muy alta.
Cargando comentarios

Últimos artículos