Análisis PS4: Knack

Knack es un nuevo plataformas para Playstation 4 con cierto sabor a antiguo. Su jugabilidad es muy básica, muy del estilo de los años 80, y no trata de ocultar sus muchos defectos. Quizá por eso es un juego que, a pesar de todo, funciona relativamente bien. Si no buscas mucha profundidad Knack puede divertirte. Todo es cuestión de probar.

Simple tanto para bien como para mal

Detrás de Knack se encuentra el diseñador Mark Cerny, creador de juegos como Crash Bandicoot, Jak & Daxter o Ratchet & Clank. Por eso el diseño de jugabilidad es tan básico: en Knack avanzas por pasillos y luchas contra grupos de enemigos para luego seguir adelante. Es rápido y es directo.

Knack se deshace de las distracciones típicas de los juegos actuales para ponerte a jugar. Su control adelgazado (ataque, salto, golpe especial) no tiene secretos y ni siquiera evoluciona a lo largo de la aventura. Tus poderes especiales mejoran, sí, pero nunca pierden esa extrema simplicidad que ocupa todo el juego.

La sencillez lo abarca todo, no solo el control. Los niveles están libres de distracciones, no hay muchos objetos ocultos ni caminos alternativos. De hecho están bastante vacíos –lo que obviamente perjudica a la presentación visual- pero funcionan en el sentido de que te llevan de la mano sin hacerte pensar mucho.

Difícil pero jugable

Debajo de esa apariencia inocente se encuentra un juego que hace sudar al que lleva el mando. Decía que es un juego muy de los 80, y eso se refleja en todo, como en el caso de la dificultad y los enemigos, que no tienen IA pero sí una serie de patrones de ataque que debes aprender para superarlos. Es un juego difícil porque va de acción y reacción rápida, un paso en falso y el golpe más tonto te quita más de la mitad de vida. Y si mueres vuelves al último checkpoint que puede estar muy atrás. Knack no es compasivo con el jugador a pesar de su inocente apariencia.

La simplicidad, que es la mayor cualidad de Knack, también juega en su contra. Al ser una aventura bastante repetitiva y lineal las peores críticas pueden venir por aquí. Ni los breves puzles, ni las plataformas, ni la trampas que intentan aportar variedad al viaje de Knack, consiguen quitar la monotonía a un sistema “avanza y lucha” que es realmente básico.

El carisma de Knack

Knack es el juego con peores gráficos del catálogo de lanzamiento. Los niveles no tienen vida, están vacíos y carecen de detalles extra. La producción visual está poco pulida, como si estuviera a medio hacer, y otro gran defecto es la tasa de frames por segundo que va a saltos y no parece consistente.

Además de las excelentes escenas prerenderizadas que sirven para explicar la historia, el personaje de Knack es lo segundo mejor del apartado gráfico. Construido a base de decenas de piezas flotantes, todas moviéndose en tiempo real según el motor de físicas, ver a Knack moverse por la pantalla, pegando, desmontándose y creciendo es un buen espectáculo. Además el protagonista tiene, para mi sorpresa, el suficiente carisma como para darle una segunda oportunidad en el futuro.

Lo mismo ocurre con el sonido que es notable. Empezando por el buen trabajo de doblaje al español, pasando por la música y terminando en los efectos sonoros.

Conclusión

Objetivamente Knack es el peor juego de lanzamiento de la consola PS4, pero también es cierto que tiene cosas buenas y es bastante desafiante. Su simplicidad es su mayor virtud, pero también es un arma de doble filo: por un lado es una idea excelente que se quite todas las capas para dejar al aire una jugabilidad directa y franca; por otro lado es un juego que abusa de la repetividad de enemigos y situaciones. Que guste o no dependerá del tipo de jugador que se ponga a los mandos y su estado de ánimo.

Puntuación: 6

Disponible: solo en PS4

Cargando comentarios

Últimos artículos

Apps más descargadas

Ver todas