Análisis PS4: Contrast

Contrast tiene un atractivo estilo de cabaret para presentar un juego de puzles sustentados a base de saltos, plataformas y juegos de sombras. De todo el catálogo de lanzamiento de PS4 este es el peor de todos, y el motivo no es otro que, sencillamente, es un juego que está mal hecho. Tiene bugs por todos lados, el control es poco eficiente, hay agujeros en la jugabilidad y visualmente está muy por debajo de lo que esperas de PS4. Ni siquiera los puzles son satisfactorios de resolver.

Puzles en las sombras

Contrast cuenta, además, una historia ciertamente dramática: una niña llamada Didi que sueña o se inventa un mundo de Cabaret para esconderse del drama de su familia desestructurada. En ese sueño aparece Dawn, la amiga invisible a la que controlamos y que tiene el poder de integrarse en las sombras. Didi y Dawn salen de casa en busca del padre, Johnny, un estafador perseguido por sus deudas, para que regrese con la madre abandonada. Lo dicho, un drama de telefilme.

En el viaje Dawn tiene que solventar varios puzles, o bien para avanzar en el camino o bien para resolver algún problema concreto. Estos puzles se basan en mover objetos, activar palancas o llegar a un punto determinado del escenario. Para hacerlo el único poder que tienes es integrarte en las paredes como una sombra, y entonces puedes moverte por el mundo de las sombras que te permite llegar a zonas imposibles de alcanzar en tu universo tridimensional.

Los puzles son realmente básicos, a veces tienes que mover objetos en el mundo real para crear la sombra oportuna que te permite avanzar por las paredes. En otros puedes “meter” objetos reales dentro de las paredes y así superar algunas zonas. En un tercer tipo debes encontrar unos fusibles y activar puertas o ascensores… Pero aunque Contrast añade variables para dificultar las cosas, al final los puzles son sencillos y pueriles.

Control difícil y roto

La dificultad viene por otro lado de rebote. En la ejecución de las soluciones es donde Contrast falla, y especialmente por culpa del control. Es difícil mover a Dawn por el escenario, su salto es impreciso, la detección de las sombras se rompe (y provoca caídas), y en general se dan situaciones extrañas que nada tienen que ver con los puzles. De hecho, si eres hábil puedes incluso saltarte algunos puzles trucando el sistema. Así de roto está Contrast.

La cámara es una pesadilla, su automatismo es casi nulo, y cuando decide tomar el control nunca elige el ángulo apropiado para seguir la acción. Así que al final debes controlarla tú a mano con el stick derecho.

Diseño de arte muy bueno

Contrast viene de la antigua generación, y se nota mucho. Los efectos de luces y sombras son correctos, no una maravilla como en Killzone Shadow Fall, aunque suficientes. Pero el resto de gráficos son simples y planos, se ha prescindido de cualquier efecto especial, lo que dota a las texturas una apariencia sin vida, de juego realmente antiguo. Y aunque el diseño artístico es lo suficientemente bueno como para crear ese ambiente turbio de cabaret, los gráficos por desgracia no acompañan.

En ningún momento tienes la sensación de estar jugando a un título de PS4, y eso que es uno de los juegos de lanzamiento. Una lástima.

Conclusión

Con tantos fallos a sus espaldas y una duración de unas 3 horas, se puede afirmar que a Contrast le pilló a contrapié el lanzamiento de PS4. Este juego es el sustituto del aplazado DriveClub, y no sería extraño si por culpa de las prisas el desarrollo se vio afectado con tal de llegar a la fecha límite. Contrast es gratuito para los usuarios de PSN Plus, una de las cosas que le salvan de la quema. Así que si tienes este servicio al menos probarlo no te costará nada.

Puntuación: 4

Disponible: PS4, PS3, Xbox 360, PC

Cargando comentarios

Últimos artículos