Perros y gatos en 3D pero sin mucha evolución

La secuela de Nintendogs llega a 3DS con gráficos muy detallados y unos perros y gatitos adorables… Pero pocas novedades jugables no lo hacen, esta vez, un juego revolucionario

nintendogs + cats es uno de los primeros grandes lanzamientos de 3DS. Tras su exitosa primera parte en DS era de esperar que Nintendo intentase repetir ese hito en 3DS. Está claro que lo va a conseguir, pues la saga tiene mucho tirón, pero si analizamos en profundidad el juego veremos que tiene pocas novedades respecto a la entrega original. A pesar de eso, no se puede negar que, exceptuando Kinectimals, en tu vida habrás visto animales tan bonitos y realistas en una consola , y para muchos usuarios esto será un incentivo suficiente para hacerse con el juego.

http://www.youtube.com/watch?v=PFHwHHbe6F4

Como ocurrió en la versión en DS, nintendogs + cats se puede comprar en tres ediciones: Golden Retriever, Caniche Toy y Buldog Francés. Más allá de las diferentes razas de perros disponibles en cada cartucho, todo en los tres juegos es igual, por eso lo que diga aquí de la edición analizada, Golden Retriever –probablemente la más vendida en España-, puede aplicarse al cien por cien a las otras dos.

Lo primero que harás en nintendogs + cats es ir al criadero a buscar a tu perrito. Y es que aunque el juego lleve la coletilla de “+ cats”, todo empieza obligatoriamente con un can, como en la versión de DS. Esta primera escena es francamente espectacular y te tocará la fibra sensible, no lo voy a negar.

Ver por primera vez a los perritos precipitándose sobre la pantalla superior, saltando y haciendo todo tipo de gracias para que los elijas, es todo un espectáculo. Un espectáculo ñoño y con exceso de azúcar, pero bonito al fin y al cabo. En este momento recomiendo tener activado el 3D, y es que está muy conseguido el efecto de los cachorritos “saliendo de la pantalla”. Tras elegir al animal entre varias razas y colores disponibles, irás a casa.

En casa, lugar de descanso de tu perrito

En casa, lugar de descanso de tu perrito

A partir de aquí, la mecánica de juego es casi idéntica al primer Nintendogs, por lo que todo, casi todo, te resultará tremendamente familiar. En casa se da de comer y beber al animal y se le baña, además de poder jugar, pero el exterior tiene mucho protagonismo. Básicamente, la vida en nintendogs + cats consiste en mantener en sano y feliz tu perrito, sacarlo de paseo, participar en concursos y comprarle accesorios, comida, juguetes y otros objetos para su uso.

Efectivamente, todo en nintendogs + cats es lo que ya se pudo ver en la edición de DS, y casi toda la jugabilidad se basa en control táctil –que funciona a las mil maravillas- y órdenes mediante la voz.

Largos (y algo aburridos) paseos

Largos (y algo aburridos) paseos

Respecto al paseo, es parte fundamental del juego, pues como un perro real, tu cachorrito necesitará correr y relacionarse con otros perritos. El problema de estos paseos es que acaban resultando aburridos. Aunque hay varios escenarios disponibles –tu barrio, el centro, una calle playera y la montaña-, todos consisten en un circuito lineal, que se recorre recto durante todo el rato. Lo único que puedes hacer es decidir con la correa si el perro va más o menos deprisa, evitar que se meta en zonas de basura, hacer que haga caca o pipí y poco más. No hay posibilidad de caminos alternativos ni de ninguna sorpresa inesperada –los encuentros con otros dueños y perros están programadísimos y no aportan nada.

Lo único interesante de estos paseos es que en cada escenario hay algún área especial donde puedes ir. Se trata de un gimnasio, una tienda especial o varias zonas de recreo, donde podrás jugar con tu perrito más a tus anchas que en casa y practicar de cara a los concursos.

Los concursos… ¡qué poco juego dan! En nintendogs + cats sólo hay tres tipos: Carrera Canina, Prueba de Obediencia y Concurso de Disco. Cada uno de ellos se divide en cinco niveles, cinco copas que podrás conquistar. Es decir, en total sólo encontrarás quince pruebas distintas. Eso sí, te costará una eternidad lograr todos los trofeos, y es que el juego limita a dos las veces que se puede participar en una prueba cada día, y no será tan fácil obtener el primer premio.

Otro aspecto fundamental del juego es enseñar órdenes al perrito, eso que resultó tan novedoso en el primer Nintendogs. El micrófono vuelve a ser imprescindible, pues con él el perro reconocerá las órdenes, y sólo si vienen de nuestra voz. En este aspecto nintendogs+cats ha mejorado del juego de DS y he notado mayor sensibilidad en el reconocimiento de las órdenes por parte de mi perrito. Aunque si dos órdenes tienen sonidos parecidos –sobre todo sonidos fuerte como la J- es probable que de vez en cuando se confunda, ¿pero es que acaso no les pasa eso a los perros reales?

En este sentido, el de la IA canina, nintendogs + cats está muy bien trabajado. El perro no sólo nos comprende, sino que en principio es hostil con gente que no conoce. Lo que no queda claro es si es por reconocimiento facial a través de las cámaras, como se dijo hace tiempo, o simplemente por el timbre de voz. Y es que si no es por la voz o el tacto , el perro acostumbrará a ignorarnos.

Un sobresaliente para la IA de estos chuchos

Un sobresaliente para la IA de estos chuchos

La IA del perro también está lograda en su interacción con otros canes, y es que no habrá la misma química con todos. Sin embargo, esta escena tan graciosa que se ve en los paseos o en el parque no afecta a posteriori al comportamiento del perro.

Algo que hecho faltar en este Nintendogs evolucionado es, precisamente, mayor conocimiento de los estados del perro. De nuevo sabremos su complexión física y si está hambriento, sediento o sucio, pero me gustaría que se hubiesen añadido indicadores, como una “agenda” de los perros y amos que se van conociendo, con la relación que tenemos con ellos, así como la posibilidad de invitarlos a casa o quedar en el parque para jugar.

Respecto a las novedades que sí se han incluido, destaca el componente social y de conexión total con 3DS, que nos hartaremos de ver en la mayoría de juegos. Para empezar, se puede usar el podómetro del juego: más pasos, más recompensas para nuestro perrito. Esto obliga a tener el juego casi siempre encendido. También hay interacción vía Street Pass, lo que permite realizar paseos con los perros y los amos con los que nos crucemos. Lo virtual y lo real se mezclan así, aunque no es suficiente novedad para que en nintendogs + cats se note un gran salto cualitativo.

Los gatos, esos grandes olvidados

Los gatos, esos grandes olvidados

Si el juego se llama nintendogs + cats, ¿Por qué no he nombrado todavía a los gatos? Sencillamente porque tienen muy poco peso en el juego, una auténtica pena. Más allá de poder elegir una considerable variedad de tipos de mininos –los mismos para cada edición del juego, eso sí-, éstos actúan como meros comparsas, como un precioso atrezzo del entorno que hemos creado alrededor de nuestro perritos.

Los primeros instantes con mi gatito me han resultado divertidos: hay que procurar que se sienta a gusto, que nos coja confianza, y una vez lo hace ya campará a sus anchas por casa. Pero ya está, a partir de aquí el gato irá muy a su aire, se dejará acariciar, requerirá de comida y bebida y podrás jugar con el de vez en cuando, pero poco más. Ni paseos, ni concursos ni la posibilidad de enseñarle órdenes. Fuera del hogar tu gato no existe.

La evolución viene en lo gráfico y la dimensión social

La evolución viene en lo gráfico y la dimensión social

Analizándolo fríamente, como ves, las que se intuían como grandes novedades del juego, no lo son tanto. Lo que más destaca, además del componente social y el uso de la cámara con algunas opciones de realidad aumentada es la parte estética del juego. En este aspecto, sí que se nota un salto de generación. Como decía al principio del análisis, los perros y gatos del juego son puro amor para todo aquel que sea amante de los animales.

El detalle gráfico, sus texturas –ojo a cómo se mueve el pelaje cuando lo peinamos-y sus animaciones son increíbles. Perros y gatos se mueven como se espera de ellos y tienen reacciones naturales e interacción con lo que encuentran con su entorno o los sonidos que les lleguen –bueno, más los perros que los gatos- de la forma en que lo haría un animalito. Esto se aprecia todavía mejor gracias a un 3D bastante equilibrado, que sin abusar, se centra principalmente en dar volumen a los canes y gatos, mientras que en el entorno y los objetos sólo les da un matiz tridimensional, el adecuado para no cargar el ojo. Aún así yo preferí disfrutar de parte de mi partida en 2D, y es que como comenté en mis primeras impresiones con 3DS, mi vista no resiste demasiado rato con las tres dimensiones.

Perros y gatos casi reales, muy pocas novedades

Nintendogs supuso una revolución en su día, pues era la evolución perfecta del juego de mascotas virtuales. Un título simpático que, si bien pasadas unas horas se tornaba repetitivo, era una buena opción para el público más joven debido a la novedad que todo esta nueva dimensión representaba entonces.

nintendogs + cats no puede tener el mismo impacto, pues la base ya está creada y las novedades no son tantas como me hubiese gustado ver. Cierto que el juego tiene una vida larga, pero es más por limitaciones impuestas que por una jugabilidad inmensa. Un número limitado de concursos al día, la opción de sólo enseñar tres órdenes diarias al perrito, la escasez de opciones extra –sobre todo por lo aburrido de sacar de paseo al perro- y la dificultad de ganar dinero del juego, hacen que se acaben jugando cortos periodos de tiempo, que se alargarán durante las semanas sin una finalidad clara –los perros no crecen, no pueden criar…

Muy pocas novedades respecto al primer Nintendogs

Muy pocas novedades respecto al primer Nintendogs

Además, el hecho de que los “cats” del título sean meras comparsas resultará una enorme decepción para todos los fans de los mininos que imaginaron en el juego la posibilidad real de poder controlar, al fin en consola, a su animal favorito.

A pesar de estas reflexiones, no se puede negar que técnicamente nintendogs+cats aprovecha bien las capacidades de la 3DS, recreando un mundo bonito muy al estilo Nintendo, en un 3D razonable, con unos animalitos adorables y con un control táctil y por voz que funciona correctamente. Qué lástima que no innove mucho más que eso.

Los perros muy bonitos, eso no se puede negar

Los perros muy bonitos, eso no se puede negar
Cargando comentarios

Últimos artículos