Nuevos monstruos y más peleas en la mejor saga de PSP para niños

La secuela del exitoso Invizimals sigue despertando la imaginación de los pequeños de la casa mezclando el clásico juego de peleas entre monstruos con un interesante uso de la realidad aumentada

Hace poco más de un año, Sony sorprendió al presentar Invizimals, juego pensado para la franja de público más joven y que sacaba el máximo partido a Go!Cam, la cámara de PSP, que hasta entonces había tenía usos más bien accesorios.

Aunque la idea central de este juego realizado por los españoles Novarama no era nueva –capturar pequeños monstruos y mandarlos a la batalla, como en Pokémon– sí que lo era la manera de desarrollarla, especialmente por el uso de Go!Cam. Así, la realidad aumentada ganaba total protagonismo en este título y se le daba un uso muy inteligente.

Muchas y muy variadas criaturas en esta secuela

Muchas y muy variadas criaturas en esta secuela

El juego fue un éxito, y por ello era de esperar que tarde o temprano nos llegase la primera secuela de lo que promete ser una franquicia en toda regla –esperemos que menos explotada que otras. Y aquí tenemos Invizimals: La otra dimensión, que si bien es continuista, coge lo mejor del primer Inivizimals y lo amplía, para uso y disfrute de los fans de estos monstruos imaginarios.

De nuevo, somos cazadores de Invizimals y seguimos acompañando en sus aventuras al doctor Dawson, Jazmin y Kenichi, expertos en materia de monstruos invisibles. Como en el primer juego esta sencilla historia –amenazas de fin del mundo, un malo que resulta que no está muerto, torneos en diversas partes del mundo…- se va desarrollando con secuencias en imagen real de estos personajes, que en muchas ocasiones se dirigen a nosotros directamente para que el niño jugador se sienta de lleno en la historia.

La jugabilidad de Invizimals tiene, a grandes rasgos, dos puntos clave: captura de la criatura y combates. Tanto en uno como en otro caso es obligatorio el uso de la cámara y la tarjeta que acompaña el juego, para que se pueda generar este mundo de realidad aumentada. En el primer caso, la captura, el niño debe moverse buscando zonas de colores vivos para que la cámara detecte un posible Invizimal.

Para cazar a este Invizimal deberás jugar con él a rebotar la pelota

Para cazar a este Invizimal deberás jugar con él a rebotar la pelota

Cuando encontremos una mancha de color parecida al Invizimal que buscamos (si tardamos mucho el juego nos echa una ayudita), usaremos la tarjeta y pasaremos a la captura en cuestión. Esta consiste en un minijuego, diferente para cada Invizimal. Es loable el trabajo que ha hecho Novarama para crear tantos minijuegos y que estos no se repitan respecto a la primera entrega. Un juego de memoria, un frontón, otro en el que hay que esculpir al animal, otro más en el que silbamos para despistarlo… Todos estos pequeños juegos son muy variados y sacan mucho provecho tanto a la cámara como a la PSP, obligándonos a agitarla, girarla, ejecutar sonidos, pulsar combinaciones de teclas…

Cabe decir que el sistema con la cámara funciona bastante bien, detectando de manera correcta nuestro movimiento y los sonidos. Además, la recreación del Invizimal sobre el mundo real está lograda en una vista en 3D y unas proporciones que se respetan si nos vamos moviendo, por lo que no defrauda este mundo virtual.

La segunda base de Invizimals, como decíamos, es el combate. De nuevo, requiere de la tarjeta, que actúa como referencia para colocar a los Invizimals que pelean y como arena de combate. Cierto es, las referencias a Pokémon son claras, pero el juego tiene bastante personalidad para que no parezca una “copia de”. El paso previo es seleccionar al Invizimal que luchará, cosa que se hace en base a la clase con la que luchemos (obviamente, los Invizimal de fuego serán bastante vulnerables a los acuáticos). También será el momento de elegir los Vectors , que es como el juego denomina a los potenciadores, que pueden ser recuperadores de Vida o Stamina, generadores de ataques especiales, escudos momentáneos, etc, al estilo de los juegos de cartas como Magic.

Una vez en el combate, contamos con cuatro ataques, uno para cada botón principal: dos ataques normales, uno rápido y otro fuerte, que a su vez son de varios tipos, dependiendo de la criatura (fuego, acústico, eléctrico, golpe…). Aunque el sistema de combate es por turnos, se juega en tiempo real, haciendo que si el rival nos ataca nos debamos cubrir justo en el momento en que lo hace. Eso sí, no hay nada ilimitado, sino que la estrategia en la batalla pasa por saber dosificar los tipos de ataque y la defensa, pues todo consume Stamina , barra que nos tendrá tan atentos como la clásica barra de Vida, y que viene a ser la resistencia de nuestro personaje.

Los ataques especiales de los Vectors son muy potentes

Los ataques especiales de los Vectors son muy potentes

Cierto es que este sistema es muy simple, pensado para los más pequeños, pero el tema de la Stamina le hace ganar en complejidad. Además, los Vectors hay que usarlos con cautela, pues cuesta mucho conseguir más o recopilar monedas (llamadas Chispas) para comprarlos en la tienda del juego. Así, como en un clásico juego de rol, en los primeros niveles del juego, hasta que los Invizimals no consigan cierta experiencia, habrá que repetir algunos combates unas cuantas veces hasta ser lo suficientemente fuertes para ganar al rival.

Para facilitarnos ese trabajo de subir de nivel a las criaturas, además de los combates y torneos obligatorios para ir superando la historia hay los Clubs de Lucha en cada localización que visitemos, donde nos enfrentamos a varios enemigos, así como un modo multijugador tanto ad-hoc como infrastructura, que se jugará exactamente igual que en el modo Historia y con los Invizimals que poseamos. Además, la conexión entre consola permite intercambiar Invizimals repetidos y personalizarlos.

Por último, en cuanto a jugabilidad, también tenemos sencillos puzles. Estos son obligatorios para continuar la historia o para subir de rango en la Alianza, que no es más que una excusa para ir ganando recompensas y extras para el juego. Estos puzles consisten en rehacer pequeños circuitos con láseres y reflectores o en reconstruir el escudo de la citada Alianza, que a medida que aumenta la dificultad se rompe en más pedazos. Para realizar todos estos puzles, de nuevo la cámara cobra protagonismo, haciendo que debamos moverla para seleccionar ítems y que esto se combine con un uso más clásico de los botones de la PSP.

Si tienes Invizimals repetidos siempre puedes personalizarlos o cambiárselos a tus amigos

Si tienes Invizimals repetidos siempre puedes personalizarlos o cambiárselos a tus amigos

Invizimals: La otra dimensión sigue contando con el buen hacer del primer Invizimals, con una buena proporción de escenas cinemáticas y secuencias jugables. Las primeras están bien rodadas, a medio camino entre la película interactiva y una serie infantil y tienen un excelente doblaje al castellano, y en las segundas, como decíamos, la integración de la cámara y la creación de la realidad aumentada es más que satisfactoria. Así, mientras la cámara detecte la tarjeta no veremos apenas movimientos extraños y en los momentos que “tocamos” ese mundo virtual el juego actúa correctamente.

El único problema de todo esto son los abundantes tiempos de carga entre secuencias y momentos jugables. Así, cada vez que se va a volver a usar la cámara tras una secuencia no interactiva, PSP se toma su tiempo, haciendo que una buena parte del tiempo que pasemos jugando a Invizimals estemos esperando por estas pantallas de carga.

Un gran regalo para estimular la imaginación de los más pequeños

Cogiendo un sistema de juego atractivo para los niños, como los combates entre animales fantásticos en un contexto de película de aventuras, Novarama le ha sabido dar la vuelta y hacer algo más original. Y es que Invizimals no sólo es un juego muy divertido y desafiante –los combates, aunque sencillos, requieren de cierta estrategia rolera- sino que aplica como ninguno un concepto todavía un poco desconcertante como es la realidad aumentada.

Llevándola al terreno del ocio para niños lo que consigue es despertar la curiosidad de los más pequeños, y es que si dejamos una PSP con cámara y este juego a un niño de 10 años seguro que pronto estará recorriendo entusiasmado la habitación, buscando objetos de colores y formas variopintas o silbando y saltando felizmente, metido de lleno en el universo del juego.

¿No os recuerda Draco al dragón del Parque Güell de Gaudí en Barcelona?

¿No os recuerda Draco al dragón del Parque Güell de Gaudí en Barcelona?

Además, aunque la historia no es nada del otro mundo, los personajes hacen continuas referencias a mitología de varias culturas y a arte que no está mal conocer desde bien pequeños, como Gaudí y sus motivos –según la teoría del juego, el genial arquitecto basó sus originales creaciones en los Invizimals, que él también podía ver.

Por esta mezcla de juego divertido y de estimulador de la mente de los más pequeños, Invizimals: La otra dimensión es un producto muy adecuado para regalar a nuestros hijos, nietos, sobrinos, primos o ahijados estas Navidades…y quién sabe, quizás nos enganchamos al universo de Invizimals también nosotros.

¡Cuidado! Invizimals: La otra dimensión es altamente adictivo

¡Cuidado! Invizimals: La otra dimensión es altamente adictivo
Cargando comentarios

Últimos artículos

Apps más descargadas

Ver todas