La espada sigue afilada

Todo un clásico de la lucha vuelve con nuevas formas y algunos personajes que sobraban, pero que no empañan el resultado final

Mitsurugi, Taki, Siegfried, Ivy… nombres de luchadores de Soul Calibur que ya son tan famosos como los luchadores de la saga Street Fighter. Y es que si en juegos de lucha 2D el rey absoluto siempre fue Street Fighter, en juegos de lucha 3D ha acabado imponiéndose la serie Soul Calibur.

Sin desmerecer en absoluto otros títulos como Virtua Fighter o Tekken, ha sido Soul Calibur el juego que, en los últimos años, ha venido ofreciendo más diversidad y novedad al ya sobado género de lucha.

Y después de dos entregas en las consolas de la pasada generación ya tocaba la renovación para las actuales. Soul Calibur 4 es el resultado, y sin llegar a ser tan revolucionario como pudo ser Soul Calibur 2 en su momento, es el mejor juego de lucha para Xbox 360 y PS3.

Historia y modos de juego
La historia de Soul Calibur se ubica en el siglo XVI y rodea a unos personajes que, motivados por sus propios intereses, se ven forzados a luchar entre sí con tal de reclamar las espadas sagradas Soul Calibur y Soul Edge.

Cada personaje tiene su propia historia y en esta cuarta entrega se ahonda aún más en los intereses y esperanzas de cada uno de ellos. Aunque hay varias formas de jugar a Soul Calibur 4 es en el modo Historia donde podremos jugar la historia de cada personaje hasta el enfrentamiento final con su némesis.

Además del modo Historia, tendremos el modo Enfrentamiento, el modo Arcade y la Torre de las Almas Perdidas y como novedad enfrentamientos Online con otros jugadores del mundo.

Suficientes Novedades
Soul Calibur 4 viene cargado con las suficientes novedades como para no defraudarnos. Aunque no todas pueden ser de nuestro agrado, o algunas pueden decepcionarnos un poco como la Torre de las Almas Perdidas, es digno de mención que Namco intente mejorar su fórmula y probar cosas nuevas.

En esta cuarta entrega el combate ha mejorado por un lado y ha empeorado levemente por el otro. Los combates son esta vez más equilibrados que nunca con un claro enfoque ofensivo. Para potenciar el ataque Namco ha modificado, por ejemplo, el sistema de contraataque que nos servía para romper la guardia al rival.

Ahora debemos ser mucho más precisos a la hora de ejecutar este movimiento y coordinarlo a la perfección con el intento del golpe rival, las probabilidades de fallar son mucho más altas que antes.

Por otro lado se ha añadido un interesante sistema de armaduras. Cada personaje cuenta con una armadura superior, media e inferior que se irá rompiendo a medida que se proteja los golpes contrarios. En el momento en que el rival se quede sin armadura (y semi-desnudo) podremos ejecutar un Ataque Crítico que decidirá el combate con un único golpe.

Este golpe final es muy fácil de ejecutar (pulsar todos los botones de ataque y defensa) y asegura la victoria, por lo que defendernos y evitar que nos rompan toda la armadura es vital en combate, y todo un arte todo sea dicho.

La inclusión de estas armaduras en el sistema de combate de Soul Calibur no ha sido del agrado de todos, pero una vez probado el sistema lo cierto es que no desentona nada, y le da una nueva vida a los combates, que son más fieros y espectaculares que antes. Aún así aclarar que no es fácil romper todas las armaduras del rival, por lo que podremos defendernos sin miedo, y no se ven tantos Ataques Críticos como podamos imaginarnos.

Por último, los movimientos se han vuelto más accesibles que antes para los menos hábiles. Por ejemplo hay más movimientos que combinan la pulsación de dos o tres botones simultáneamente junto con alguna dirección de movimiento. Este tipo de golpes siempre han existido en Soul Calibur, pero es en esta cuarta entrega donde hemos contado más.

El resultado de aumentar este tipo de golpes simples pero efectivos es la sensación de un leve desequilibrio en la balanza hacia el lado del “machacabotones”. Es cierto, Soul Calibur 4 es más machacabotones que nunca, pero aún así ningún jugador experto deberá preocuparse si controla bien a su personaje.

Personajes
El número de personajes en Soul Calibur 4 es sorprendentemente alto. Más de 30 personajes, la mayoría de ellos clásicos y sólo cinco que son realmente nuevos: Hilde, Algol, Yoda o Darth Vader (dependiendo de la versión) y El Aprendiz.

Hilde es una mujer caballero que porta una lanza y una espada; y Algol es el nuevo jefe final de Soul Calibur 4. Por otro lado tenemos a Yoda o Darth Vader dependiendo de en qué consola jugamos.

En Xbox 360 tenemos a Yoda, un personaje que aprenderá a odiar cualquier buen jugador de Soul Calibur. Este luchador tiene una ventaja desmesurada, su pequeño tamaño le hace inmune a los golpes altos y ni siquiera podremos realizarle un agarre. Además sus golpes y estilo de lucha hace que se mueva y vuele constantemente, por lo que acertarle un golpe es tremendamente difícil. En Playstation 3 tenemos a Darth Vader, un personaje mucho más equilibrado y que gustará a tanto a los fans del juego como a los fans de la película.

El quinto luchador novel es El Aprendiz, un personaje extraído directamente del inminente juego El Poder de la Fuerza, y que veremos en las dos consolas.

Hay más personajes nuevos como Shura, Kamikirimusi, Scheherazade o Ashlotte, pero en realidad es un truco de los diseñadores porque no son más que clones de otros personajes como Cervantes o Nightmare.

A pesar de todo el número de personajes es lo suficientemente alto como para no cansar en varios meses. Además, con algunas excepciones como Kilik que sigue siendo casi imbatible, el equilibrio entre todos los luchadores es altísimo. Todos tienen cosas buenas y cosas malas. De hecho los seguidores de la saga notarán que faltan algunos movimientos o se han visto sustituidos por otros menos potentes.

Por ejemplo, Raphael ha perdido esa habilidad sobrenatural de esquivar casi cualquier golpe; Mitsurugi es ahora más potente pero deja muchos huecos para el contraataque; Seong Mi-na es bastante más rápida que antes, etc.

La gran virtud de Soul Calibur es que juegues con el personaje que juegues siempre será divertido controlarlo.

Editor de personajes
Sin dudarlo, el gran protagonista de este Soul Calibur es su editor de personajes. Con él podremos crearnos el guerrero que deseemos y con las habilidades que más nos gusten. Gracias a la gran cantidad de prendas, armaduras, botas y accesorios que el juego nos facilita, podemos vestir (o desvestir) a nuestro luchador como nos plazca.

No sólo eso, podremos modificar su peinado, color de piel, cabello y ojos, aumentar su masa muscular, cambiar su cara o incluso tipo y tono de voz. También el estilo de lucha y el tipo de arma que lleva.

Podemos jugar sin que la vestimenta afecte en las habilidades del personaje, o podemos jugar con que sí afecten. En cualquier caso, a la hora de crear un personaje cada prenda afecta a la estadística del personaje de un modo u otro. Algunas le otorgarán más vida, otra le quitarán defensa a costa de añadir más fuerza de ataque.

Encontrar el equilibrio entre las decenas de prendas que tiene Soul Calibur 4 es tremendamente difícil, pero aún así merece la pena perder esos 20 ó 30 minutos creando nuestro personaje si el resultado es tener un personaje armonioso visualmente y potente en estadísticas.

Posteriormente, dependiendo del modo de juego al que juguemos las estadísticas de cada prenda afectarán o no al personaje, lo que repercutirá en unos combates muy espectaculares y desafiantes. Retar a un amigo a ganar nuestro personaje editado con su personaje editado es una de las mejores cosas que tiene este nuevo Soul Calibur.

Modos de juego
En el modo Historia podremos jugar la aventura de cada personaje hasta su final. Algunos personajes son buenos y otros malos, y cada historia es totalmente diferente a la del resto. Las motivaciones de cada personaje se verán expuestas en este modo, así como también sus personajes aliados y enemigos. Y es que Soul Calibur es un auténtico culebrón en este aspecto.

El modo Historia son sólo 5 combates a un round hasta el jefe final. Muy escaso en apariencia, sin embargo será habitual enfrentarnos contra 3 ó 4 rivales simultáneamente.

El modo Arcade es el modo de lucha clásico. Ocho combates hasta enfrentarnos a nuestro enemigo final que dependerá del personaje elegido. No hay historia, sólo un combate detrás de otro.

En el modo Exhibición podremos luchar contra la consola o contra un amigo, con las estadísticas activadas o desactivas. El clásico modo Versus.

Por último encontraremos la Torre de las Almas Perdidas, el sustituto de los Maestro de Armas o Crónicas de la Espada de anteriores Soul Calibur. En este modo deberemos ascender las 60 plantas de la Torre, luchando contra los rivales y consiguiendo los cofres con objetos ocultos. El factor RPG es clave en este modo, las primeras plantas podremos superarlas con los personajes estándar si queremos, pero a partir de la planta número 15 ó 20 el uso de las habilidades y poderes será vital para superar cada enfrentamiento. Para ello deberemos recurrir al Editor de Personajes y modificar (o crear) el tipo de personaje que necesitemos para cada reto de la Torre.

Una vez superadas las primeras 20 plantas en la ascensión, se desbloqueará la posibilidad de descender la torre. El descenso es en realidad el modo Supervivencia, y no es más que una lucha detrás de otra con el mismo nivel de vida hasta que fallemos.

La Torre de las Almas Perdidas es un buen modo de juego que explota al máximo las posibilidades de Soul Calibur 4, sin embargo se nos antoja muy escaso y consideramos que podría haberse metido más historia.

Online
Por primera vez en Soul Calibur es posible jugar y enfrentarnos online contra otros jugadores. Esto unido a la creación de personajes hace que Soul Calibur 4 sea el mejor juego de lucha para enfrentamientos online.

El sistema de lucha online depende de unas salas de espera de varios jugadores que se van turnando para enfrentarse contra el ganador. La experiencia difiere dependiendo de en que consola juguemos. Mientras que en Xbox 360 es muy satisfactoria en general, en PS3 podía haberse mejorado ligeramente para estar a la altura de lo que se esperaba.

Apartado técnico
Es obvio que la calidad gráfica de Soul Calibur 4 está fuera de toda duda, y el apartado sonoro también. Los golpes, el chocar de las espadas, los gritos, voces y música son inmejorables. Si bien es cierto que las melodías de los enfrentamientos han perdido algo de fuerza respecto a los anteriores Soul Calibur.

El modelado de los personajes es sencillamente perfecto, sobretodo el de las féminas que lucen mejor que nunca gracias a sus exhuberancias. Además, los guerreros expresan en sus caras los devenires de los combates, con caras de rabia, dolor o fuerza. Las animaciones, como no podía ser de otra forma, excepcionales.

Un detalle a tener en cuenta es la piel de los luchadores. Una vez perdida la armadura, los personajes dejarán expuestos sus piernas, brazos y torsos musculados. La gracia es que dependiendo de las animaciones la piel y la forma de los músculos se comportarán de forma realista, con elasticidad, igual que en la vida real. Un toque de maestría gráfica pocas veces visto hasta ahora.

En cuanto a los escenarios el nivel sigue estando altísimo, incluso por primera vez en la serie los escenarios son destructibles en parte, otorgando aún más espectacularidad en los combates.

Nuestra Opinión
Soul Calibur 4 es sencillamente el mejor juego de lucha de esta generación. Imbatible en cuanto a opciones, imbatible en cuanto a posibilidades. No todos los fans de la saga estarán contentos con los cambios introducidos en el sistema de combate, pero es innegable que objetivamente los cambios son a mejor.

Mientras que los modos de juego pueden dar la sensación de cojera en Soul Calibur, el nuevo editor de personajes y los combates online sustituyen a las pocas carencias que podamos encontrar. Gráficamente espectacular, un sonido impresionante y una plantilla de luchadores tan grande, como variada y equilibrada. Un Soul Calibur digno de poseer ese nombre.

 

Lo mejor

  • Apartado gráfico
  • Gran plantilla de luchadores
  • Creación de personajes

Lo peor

  • La Torre decepciona un poco
  • Yoda
Cargando comentarios