La épica más increíble también es posible en PSP

El debut de Kingdom Hearts en PSP no defrauda, pues recupera el genial espíritu que nació en PS2 y demuestra que se pueden desarrollar grandes juegos para la portátil de Sony

No abundan últimamente los buenos juegos para PSP, y no porque la mayoría sean malos, sino porque la portátil de Sony ha visto como su catálogo de novedades es cada vez más escaso. Por suerte, en el último año hemos tenido, por lo menos, dos títulos que merecen una atención especial. Si Metal Gear Solid: Peacewalker se convirtió en una buena razón para desempolvar la PSP ahora nos llega Kingdom Hearts: Birth by Sleep, el regreso de una de esas sagas que, aunque con pocos títulos, se ha convertido en una de las más queridas por los aficionados al rol de corte fantástico.

Y es que Birth by Sleep tiene todo lo que ha hecho de la singular saga de Square-Enix algo especial: una trabajada historia, gran y original diseño, personajes carismáticos y, por descontado, una buena y entretenida jugabilidad. Definitivamente, Birth by Sleep es de esos juegos que merecen la pena.

La épica es posible en PSP

La épica es posible en PSP

Tres protagonistas, tres caminos

Birth by Sleep funciona como precuela de la saga Kingdom Hearts, y es que la acción se sitúa 10 años antes del primer juego, de PS2 . En ella se nos explicarán algunos porqués de la saga y habrá alguna sorpresilla, aunque no os daremos demasiados detalles para no desvelaros nada. Lo que sí se puede decir es que el juego nos da la opción, casi desde el principio, de decidir el protagonista de nuestra aventura. Aqua, Terra y Ventus son tres jóvenes aprendices de maestro de la llave espada, y tras un breve tutorial para conocer lo básico, deberemos decidir a quién acompañamos en su aventura.

Aunque los mundos por los que pasarán los tres héroes son los mismos y hay muchos hechos entrecruzados y paralelos, cada una de las historias tiene sus propios interrogantes a desvelar, por lo que después de acabar la de un personaje estaremos deseando hacer las de los otros dos. Eso supone, unas 12 o 14 horas de juego por personaje, lo que unido a los modos multijugador, de los que os hablaremos más tarde, hacen de Kingdom Hearts: Birth by Sleep un juego de longitud adecuada, realmente mucho más largo que otros grandes lanzamientos de consolas de sobremesa, que en alguna ocasión no sobrepasan las 8 o 10 horas, pero sí que está en la media de la saga.

Terra, Ventus y Aqua, ¿a quién eliges?

Terra, Ventus y Aqua, ¿a quién eliges?

Cabe decir que de estas horas hay una importante parte de cinemáticas, que variarán según el personaje, aunque si en otros juegos parece que están de relleno, en Birth by Sleep tienen muchísima lógica, pues estamos ante un título donde la historia es clave. Eso sí, con todos los típicos tópicos del universo Kingdom Hearts: oscuridad vs luz, la lucha contra el lado oscuro que todos atesoramos, qué significa ser héroe, la importancia de la amistad…

A luchar se ha dicho

Birth by Sleep hace mucho hincapié en el componente dramático, pero eso no quita que tenga muchísima acción. Esta entrega deja más de lado el tema de los puzles –prácticamente inexistentes- o de la exploración –hay poquísimas posibilidades de perderse en los niveles- y se centra, básicamente en las peleas. Los escenarios están poblados de enemigos, que variarán en aspecto y propiedades según el mundo que visitemos. Evidentemente, a la mayoría los podemos ignorar, aunque conviene luchar bastante para subir de nivel de cara a los jefes finales.

Respecto a estos jefes, serán muy variados, y los malos que se esperan en cada mundo. Así resultarán espectaculares las luchas con el espejo maligno de Blancanieves –la mejor puesta en escena de batalla en el juego, quizás-, Hades y su coloso o el gran villano del juego, que en este caso no tiene origen disneyano.

El dragón de Maléfica será uno de nuestros duros enemigos

El dragón de Maléfica será uno de nuestros duros enemigos

En algunos fases, además, luchamos en compañía, ya sea del rey Mickey, de Hércules, del príncipe de La Bella Durmiente o de otros héroes más. Estos momentos de lucha “cooperativa” hacen que podamos realizar algunos ataques combinados que funcionan al modo de quick time events, aunque realmente estos personajes son un apoyo relativo, pues no nos sacarán de grandes apuros. Más bien lo contrario, pues tendremos que sacar a nuestros amigos varias veces las castañas del fuego.

Cabe decir que esta parte de los niveles es, quizás, la más floja del juego, pues es casi idéntica en todos los casos: casi siempre será el mismo tipo de lucha con abundantes nescientes –los malos oficiales de este juego-, con un compañero bastante débil y una ejecución demasiado parecida.

Mickey...¡ayúdame un poco más!

Mickey…¡ayúdame un poco más!

El arte del combate

El sistema de combate del juego es casi perfecto, con muchísimas variables pero de fácil aprendizaje. Así, como en un clásico juego de rol, partiremos de unos ataques y magias muy básicos pero a medida que avancemos los mejoraremos, aprenderemos nuevos o podremos comprarlos o encontrarlos en los cofres que hay en todos los niveles.

Birth by Sleep no diferencia entre ataques y magias, sino que se combinan como el jugador desee. Esto es así gracias al sistema de comandos, en el cual deberemos seleccionar antes del combate entre nuestro arsenal de magias, ataques y objetos –básicamente pociones para recuperar vida y antídotos- y colocarlos en los slots disponibles. Una vez hecho, en la lucha, podremos o bien ir usando estos comandos, seleccionándolos con la cruceta y lanzándolos, o bien hacer un ataque más simple con nuestra llave espada.

Imprescindible equilibrar los comandos

Imprescindible equilibrar los comandos

Si optamos por lo primero, habrá un gran componente de estrategia, pues según el combate será mejor poner más pociones que hechizos o ataques, y viceversa, además de que hay que usar el adecuado en cada momento y esperar que se recargue cada comando. Afortunadamente toda esta mecánica se va aprendiendo sobre la marcha, además de que en determinados momentos habrá la opción de hacer Síntesis de comandos desde el menú, lo que significa crear un comando nuevo con dos existentes. El resultado: un ataque de gran potencia y algún hueco liberado para nuevos comandos.

Si se opta por atacar de manera “normal” lo que provocaremos es que se llenen más deprisa la barra de comandos, que es la que hace que podamos lanzar espectaculares ataques y combos. Por si fuera poco, hay otro sistema de ataque, y es una visión en primera persona en la que se apunta determinado tiempo y luego se dispara. Este sistema también tiene sus limitaciones y será crucial especialmente con los jefes finales.

Los ataques especiales resultan espectaculares

Los ataques especiales resultan espectaculares

Todo esta mecánica de combate se complementa con el Nexo D. Huyendo de las clásicas invocaciones, lo que Square-Enix nos trae es la opción de poder comunicarnos a distancia con nuestros aliados en un determinado momento –para ello, de nuevo, hay una barra que llenar- y, en cierto modo “encarnarnos” en ellos, es decir, usar sus ataques característicos.

Con todas estas variables las luchas de Kingdom Hearts: Birth by Sleep resultan amenas y raras veces previsibles, pues según los enemigos habrá que crear unas estrategias u otras.

¡Y hay más!

Aunque lo primordial es pasarse el Modo Historia, todos los mundos del juego tienen tesoros que a primera vista no veremos, por lo que siempre podemos volver a un mundo superado para completar el 100% de tesoros. Además, en Ciudad Disney, uno de los mundos más coloridos del juego, hay varios minijuegos muy entretenidos y que rompen con el tono melancólico que predomina en casi todo del juego: una carrera con extraños bólidos, un minijuego musical con los sobrinos de Tío Gilito, un fútbol que se juega con frutas…

Y de nuevo en un Kingdom Hearts, tendremos multijugador. Sin ser un modo excelente se agradece el esfuerzo de Square-Enix por crear un título en que no se echa en falta nada. Así, en el mundo del Coso Virtual podremos luchar vía ad-hoc, por internet o simplemente contra la IA.

¿Carreras en extraños artefactos? Sí, también

¿Carreras en extraños artefactos? Sí, también

Encontraremos cuatro modos. Por un lado Duelo, un clásico todos contra todos. Por otro lado Coso, un modo al estilo Supervivencia. En tercer lugar el original, Retumbódromo, que nos permite recuperar una de las jugabilidades más curiosas del juego: pilotar nuestras llaves espada, que a la vez serán armas para tumbar al enemigo. Por último existe el Tablero de Comandos, que es una funcionalidad también presente en el Modo Historia. Se trata de un juego de mesa con abundantes dosis de estrategia, que nos permite ganar o mejorar comandos.

Como vemos no son grandes modos, no destacan por su complejidad, pero colaboran a que Kingdom Hearts: Birth by Sleep sea un juego redondo, pues no encontramos grandes ausencias.

Otra muestra del potencial de PSP

Siempre nos ha seducido el diseño de Kingdom Hearts. Hasta que Square-Enix no desarrolló el primer juego pocos se hubiesen imaginado que sería posible crear un mundo que mezclase algo tan japonés como los RPG al estilo Final Fantasy con el universo de Disney y todas sus historias clásicas, y además hacerlo tan bien.

Casi a la altura de la película

Casi a la altura de la película

En Birth by Sleep se repite esta buena mezcla, con una excelente combinación de mundos propios o de Square-Enix con los clásicos de Disney. Así desfilarán Mickey y Minnie, la Cenicienta, Blancanieves, Hércules, Stitch, Peter Pan…y no desentonarán nada con los mundos y personajes más al estilo de Final Fantasy.

No sólo es bueno el diseño de personajes y niveles, sino que apura el potencial de PSP. Los escenarios y modelados en 3D son de lo mejorcito que hemos visto en la consola, y las animaciones lucen fluidas y son variadas; sólo se aprecia cierto ralentí en momentos con muchos enemigos en pantalla o cuando las animaciones de los combates son muy espectaculares y con muchos efectos, pero es algo soportable.

El control, a pesar de que no tenemos el segundo joystick tan útil para girar la cámara, funciona bastante bien gracias al inteligente uso que se le da a los botones L y R, que nos permiten realizar los giros de manera bastante cómoda.

Respecto a la banda sonora, el doblaje en inglés es muy bueno, con voces con diferentes matices según el mundo en el que nos movamos. La música tiene bella partituras, aunque en algunos momentos se repiten ciertas melodías con bastante frecuencia.

Sí, la voz de Mickey Mouse es la que esperábamos

Sí, la voz de Mickey Mouse es la que esperábamos

Un básico para tu portátil

Kingdom Hearts: Birth by Sleep es una adquisición básica para todos los usuarios de PSP. Estamos ante un título de los grandes, un juego al que no le falta nada y cuyos fallos son pocos comparados con las horas de diversión que nos proporcionará.

Unas 40 horas de variado juego con una historia que seduce y una puesta en escena francamente buena creemos que son suficientes motivos para invertir unos euros en la última –por ahora- entrega de Kingdom Hearts. Ojala otras desarrolladoras tomen nota y apuesten por crear buenos juegos en PSP.

Birth by Sleep es lo que esperábamos...y más

Birth by Sleep es lo que prometía…y más
Cargando comentarios