Publicidad

Artículo

Análisis de Espire 1: VR Operative: Llega el Metal Gear de la Realidad Virtual

Daniel Caceres

Publicado

Espire 1: VR Operative es el equivalente al Metal Gear Solid / Deus Ex para el panorama VR. Tienes una serie de misiones de infiltración en niveles excelentemente diseñados para que puedas tomar la ruta que te dé la gana. Y en cuanto a los enemigos que vigilan sus salas y pasillos, tienes suficientes herramientas y armas para esquivarlos o bien para acabar con ellos.

El subtítulo de “Operativo de Realidad Virtual” no es casual: los terroristas de turno han asaltado una de las sedes de tu agencia de inteligencia con la ayuda de un traidor. Te tocará conectarte al único Espire, robot controlado a distancia, activado dentro de la sede para descubrir qué está pasando y detener a los malos. A nivel jugable, esta premisa está sabiamente exprimida.

Como no estás literalmente en la acción, ya que controlas a un robot desde la distancia, Tripware Interactive ha ideado una interfaz llamada Teatro de Control. Es una doble interfaz. Una Realidad Virtual dentro de un juego de Realidad Virtual. Como resultado, si eres de los que suelen marearse rápido con los juegos movidos (y este lo es), te será más fácil adaptarte y mantener partidas largas, ya que mantienes suficiente distancia con respecto a la acción. Si eres un veterano de los juegos VR y este espacio extra te molesta, se puede desactivar el Teatro de Control sin problemas.

Un juego de sigilo debe ser flexible y repleto de posibilidades. Cada nivel de Espire 1: VR Operative permite una libertad de acción difícil de ver en VR y que permite un montón de soluciones creativas. Si quieres actuar como un fantasma, puedes buscar conductos de ventilación y otra serie de desvíos para pasar desapercibido. Si quieres ser un operativo sigiloso pero letal, no hay nada como subirse por el techo (tu robot puede engancharse y escalar cualquier superficie de metal) y dejarte caer hacia los enemigos desprevenidos. Y si lo que quieres es acción, tienes suficientes coberturas que te protegerán de los disparos enemigos durante los tiroteos.

¿Herramientas? A montones. Tienes una pistola con dardos tranquilizadores, la posibilidad de ralentizar el tiempo (actívalo cuando te dejes caer cual pantera sobre tus enemigos y verás qué bien quedas)… Las mejores herramientas por eso son las que aprovechan al máximo el entorno VR. Por ejemplo, tienes una cámara en forma de orbe que puedes pegar en cualquier sitio para tener vigilados a los malos con una ventanita dentro de la interfaz. O puedes tocar tu frente para activar tu Visión Espire para detectar a los enemigos detrás de los muros, las torretas… Otra función la mar de creativa utiliza el micro, algo muy inusual en un juego single player; puedes emboscar a un enemigo por la espalda, apuntarle y convertirlo en tu rehén gritando “Freeze!”.

La libertad a tu disposición es un soplo de aire fresco en un panorama en el que los juegos VR para un solo jugador suelen ser lineales o guionizados. La cantidad de veces que me he preguntado “¿Puedo llevar a cabo este descabellado plan?” y la respuesta ha sido “¡Sí, claro!” siempre me ha conllevado una sensación de placer y fascinación.

La campaña es relativamente corta si la comparamos con un Metal o un Deus Ex; unas 6-7 horas. Pero es sorprendentemente rejugable no solo por su diseño abierto, sino por el sistema de recompensas del juego. Acabar la misión principal con cierto éxito y sin que te vean demasiado te conllevará mejor puntuación final y estos puntos te desbloquean nuevas armas o herramientas disponibles para el inicio.  Esto crea una espiral de reintentos adictiva y divertida que me ha recordado a los últimos Hitman. Pero aún hay más.

Tras pasarte la campaña, cuentas con desafíos que ocurren en mapas más pequeños en los que se te pondrán a prueba tu combate, tu sigilo, tu capacidad de moverte por el escenario… Es un modo extra más largo y complejo de lo que parece.

Espire 1 VR Operative tiene solo un problema que puede afectar el ritmo de la partida. Es precisamente la ausencia de la única función que se han dejado de los Metal Gear o los Deus Ex: los famosos conos de visión de los enemigos. Aún no tengo ni la más remota idea de cuál es la distancia mínima en la que los enemigos empiezan a detectarme. A veces incluso me han llegado a ver desde las alturas o cuando creía estar bien oculto detrás de una caja. Sería un genial aliciente para la Visión Espire y ahorraría muchas frustraciones.

Otro problema que he sufrido es más bien un detalle menor. Solo puedes escalar superficies de metal. Lo que ocurre es que a no siempre queda claro cuándo una superficie es de metal. De nuevo, bastaría con una ayuda usando la Visión Espire.

Espire 1 VR Operative ha impuesto un listón bastante elevado para el resto de juegos RV de sigilo. Es fácil de controlar, se adapta al grado de mareo de cada tipo de jugador, es abierto, rejugable, creativo… Además, Tripware es conocida por mejorar sus juegos en múltiples parches, así que seguro que nos quedan unas cuantas sorpresas más. Si quieres sentirte como Solid Snake con un juego que aprovecha al máximo la inversión RV, no lo dudes más.

Espire 1: VR Operative está disponible desde el 22 de noviembre para SteamVR y PSVR.

También te puede interesar