Destrozando un gran juego

Capcom debería pensarse de vez en cuando que versiones de sus juegos hace, porque para hacerla como con este Lost Planet, mejor dejarlo estar

Lost Planet es un juego que, aún después de tanto tiempo, me sigue gustando en su versión Xbox 360. Una historia clásica, un sistema de juego en el que la acción predomina y un aspecto gráfico muy bueno en su versión original.

Algún tiempo más tarde salió la versión de PC que era idéntica en todos los aspectos, a excepción de requerir un ordenador de increíbles capacidades técnicas y, no sólo eso, con problemas de todo tipo a nivel de rendimiento.

Y lo que era sólo para Xbox 360 –es algo que pone en la carátula del juego- pasó a ser de PS3. Una nueva versión que incluye algunos extras de Xbox 360 sacados en forma de descarga Premium.

Argumento futurista
El argumento es exactamente el mismo que en las otras dos versiones. Se sitúa en un futuro lejano, donde el hombre ha salido de su planeta para explorar otros mundos. Un lejano planeta parece el ideal para su hábitat, pero pronto se descubrirá que este planeta helado no está desierto y que sus habitantes natales son muy agresivos, unos insectoides llamados Akrid.

Sin embargo, los Akrid también poseen la clave para colonizar el planeta, ya que su interior guarda energía termal, una energía que sirve para mantener vivos a los humanos y, lo más importante para alimentar muchos de los vehículos y armas.

Así, las cosas, el juego comienza con un enfrentamiento entre un ojos verdes (un insecto de dimensiones monstruosas) y una serie de soldados, entre ellos Wayne y su padre. A partir de aquí ya empezaremos a jugar y comenzarás a ver las diferencias con respecto al juego de Xbox 360.

La jugabilidad, sin demasiados cambios
Como en las versiones anteriores, Lost Planet es un juego de pura acción. Nuestra misión es, casi siempre, ir hasta cierto punto y acabar con cierto objetivo. Hasta aquí lo normal. Pero en el caso de este juego no sólo luchamos contra otros enemigos, también lo hacemos con la temperatura exterior que es muy, muy baja.

Si nuestro acumulador de energía desciende acabaremos falleciendo, así que tenemos que ir rellenándolo gradualmente ¿Cómo hacerlo? Simple, como todos los soldados enemigos, vehículos y los Akrid funcionan o tienen energía térmica, deberemos acabar con todos ellos para conseguir más energía. De hecho, cuando estemos en el exterior veremos como poco a poco nuestra energía va agotándose.

Pero, además, nuestro personaje tiene una especie de resonador que sirve recuperarse de las heridas a coste de energía térmica, algo que irá muy bien a lo largo del juego. Eso sí, si nos atrapa uno de los grandes insectos, podemos darnos por muertos.

En cuanto al sistema de juego podemos dividirlo en dos partes bastante diferenciadas: el combate a pie y el combate con los VS o Vital Suit, que son, básicamente, enormes robots de batalla.

En ambos casos la forma de combatir es muy sencilla y el control muy adecuado y muy clásico de los juegos de acción, a excepción de por una cosa: el giro de 90º Este giro que se ejecuta con los botones R1 y L1 nos sirve para girar 90º justos y así posicionarnos bien. Hay que tener en cuenta que hay algunos niveles en los que enormes insectos nos persiguen. Y serán en estos donde lo usemos más a menudo.

Los controles para los VS son muy parecidos, aunque por supuesto hay variaciones dependiendo del modelo que cojamos. Afortunadamente, para cambio, Capcom introduce una pantalla que nos permite saber cuales son los controles principales.

Y aquí comenzaron nuestros primeros problemas con la versión de PS3 –hay más, pero casi todos en la parte gráfica- puesto que el control con el stick derecho está lejos de una calibración adecuada, por decirlo con buenas palabras. Para conseguir que vaya bien, es mejor que entremos en el menú de opciones y cambiemos la respuesta, porque de otra forma, lo normal es que no apuntemos nunca allí donde queremos.

En cuanto a las opciones online, decir que se trata de un juego en el que las continuas desconexiones plagan el rendimiento de estas. Hay que destacar que tiene más mapas que el juego original pero son básicamente, como decíamos al principio, los de las descargas Premium. Si se consigue conectar, no hay demasiadas variaciones con respecto al juego de Xbox 360 en modos de juego.

Gráficos y sonido
Hasta el apartado gráfico podríamos decir que estamos ante una versión más del juego que salió hace un año para Xbox 360 y con un precio que está cerca del Platinum (no sale a  69.95), pero es en el apartado gráfico donde más sorprende Lost Planet. ¿Por qué? Porque es inexplicable que, con un año de diferencia, y en una máquina que, según dicen, es más potente, ofrezca tantísimos problemas.

En primer lugar, el juego tiene una resolución de 720p, en comparación a las resoluciones superiores en Xbox 360. En segundo lugar los modelos gráficos de los “mechs” han perdido incomprensiblemente las texturas y en algunos momentos incluso los modelos parecen más “delgados”.

Pero aunque esto es malo, no es lo peor. Por increíble que parezca, el juego en algunos momentos sufre unos descensos en su tasa de fotogramas por segundo absolutamente alarmante. De hecho hay partidas multijugador que no son injugables por el lag, sino que lo son por el increíble descenso en su rendimiento gráfico, algo realmente asombroso en este sentido con PS3 –y eso que hay que instalar casi 5 GB de datos en disco duro-

¿Y el sonido? Sin novedades con respecto a la versión de Xbox 360, es decir, buena banda sonora, voces idénticas al juego original y efectos de sonido también idénticos.

Nuestra opinión
No lo entendemos, la verdad. Un año después, Lost Planet llega a PS3 y lo hace de manera horrible. Problemas gráficos, problemas de lag –aunque esto no es un problema exclusivo del juego, sino del sistema de Sony- y poco ajuste en el mando. Vamos, que aquello en lo que podía mejorar el juego, que es el apartado gráfico, se empeora y lo que ya estaba bastante bien –controles, sistema online- el juego, también desciende en calidad.

Esta claro que Capcom pensó como exclusiva para Xbox 360 Lost Planet y en ningún caso en versiones para otras consolas, pero ya que las haces, al menos conserva la calidad original, como mínimo. El resultado es un juego que empeora con respecto al original, algo que parece imposible en el 2008

Lo mejor

  • Argumento
  • Escenarios
  • Acción pura

Lo peor

  • Problemas con el control
  • Gráficos peores después de un año
  • Las increíbles bajadas en la tasa de Fotogramas.
Cargando comentarios

Últimos artículos