Publicidad

Noticias

Análisis del EA Sports WRC, un juego perfecto para los amantes de los rallies

Una experiencia increíble para los amantes de la adrenalina y la gasolina

Análisis del EA Sports WRC, un juego perfecto para los amantes de los rallies
Jesús Bosque

Jesús Bosque

  • Actualizado:

He de admitir que tenía mis dudas: ¿Perdería Codemasters su esencia al poner por delante el nombre EA Sports? ¿Nos encontraríamos con un juego lleno de “tarjetas” pero con piezas de coches? ¿Estaría limitado y tendríamos que esperar DLCs para tener todas las pruebas?

EA Sport WRC DESCARGAR

La respuesta es simple. De hecho, estamos ante su mejor juego de rallies. Heredero directo de su tradición más clásica en este tipo de juegos de conducción y dejando a un lado su parte más “arcade” para traernos el juego más completo que se ha hecho hasta el momento en el género del rally.

Todo lo que imaginas de un juego de rallies, está aquí

Llevo jugando a todos los juegos de rallies de Codemasters desde ese clásico que fue Colin McRae Rally. He visto como Codemasters ha ido creando juegos cada vez más ambiciosos y como también ha dividido el género entre el universo más americanizado de competiciones off-road (Dirt) y el juego más clásico de rallies europeo por etapas, como hemos visto en la excelente simulación de Dirt Rally y su secuela. 

Para este juego, Codemaster ha cogido toda la experiencia que ha ido ganando en otros juegos (especialmente en la saga de F1) y nos trae mucho más que un juego de rallies. Es más una experiencia. El ejemplo claro es el modo carrera. Es mucho más completo de lo que hemos visto nunca con divisiones, gestión de mejoras e incluso crear nuestro propio coche de rallies, de forma similar a lo que hizo Colin McRae en su escudería. 

Pero hay más: si el modo carrera no te gusta, tienes otros modos tan destacados como campeonatos, pruebas y etapas sueltas y sí, también modos online. No puedo dejar pasar la ocasión de hablar de un modo específico llamado Momentos, que me ha gustado especialmente. Momentos que es modo “históricos” que te pone en situaciones reales de rallies, perfectamente recreadas que dependiendo del coche o de la pista muestra toda su dificultad.

La Simulación: tan dura como Dirt Rally o tan arcade como Dirt

Cuando te pones al volante hay algo que el juego te invita a hacer antes: una prueba para determinar cuál es tu nivel de dificultad o de simulación. En este juego tú decides si quieres una experiencia más próxima a Dirt Rally, donde prima la simulación al máximo, o más en el sentido de Dirt, donde prima más una conducción algo más simplificado, aunque la sensación sigue siendo la de seguir conduciendo un coche de rallies.

Tenemos que hablar de tres cambios principales a la hora de compararlo con otros juegos de la serie: la extensión de los campeonatos, la extensión de la etapa y la conducción.

Si nos referimos al primer aspecto, Codemasters, al igual que en los juegos de F1, ahora es posible extender los rallies hasta el tamaño real de las pruebas reales, es decir, podemos extender a varios días y etapas y no resumirlo en un par de etapas. Esto implica más dedicación por parte del aficionado -no creo que sea un problema para el que le gustan los rallies- y sobre todo una mejor gestión de todo lo relacionado con el coche.

EA Sport WRC DESCARGAR

Ya que con un mayor número de etapas, tener neumáticos suficientes, tiempo para averías o incluso neumáticos ya se convierte en un desafío. Y estamos hablando de pasar de 2 etapas a 7 etapas, así que la dificultad aumenta considerablemente y se parece mucho más a lo que es un auténtico rally, donde tienes más de una etapa sin poder para a revisar mecánica, ruedas, etc.

Sin embargo, esto que comentamos es algo “fácil” de ejecutar. Muy diferente es en el momento en que nos fijamos en las etapas. Porque las etapas son gigantescas. Es aquí donde EA Sports WRC es de largo el mejor juego de rallies que he visto en mucho tiempo. Algunas de las etapas son tan grandes, que solo una de ellas puede llevarte recorrerlas entre 10 y 15 minutos, pero es que además están especialmente bien detalladas y con tal dificultad que algunas de ellas acabarás en la cuenta como no tengas cuidado.

Además, tenemos la variedad de etapas, porque están absolutamente todas las pruebas del mundial de rallies y esto implica que vas a poder “disfrutar” de absolutamente todas las superficies. Y lo pongo entre comillas porque no es fácil conducir dependiendo de la superficie.

Asfalto ofrece una conducción que parece reconocible, pero que en los coches de rallies con curvas muy cerradas y carreteras estrechas es un mundo muy diferente de cuando juegas en un simulador de carreras en circuito. Pero dentro del mismo juego y aquí es donde entra la magia de la simulación, puedes notar claramente como el coche derrapa y se desliza según las diferentes superficies.

No solo eso, también en como se comporta el neumático dependiendo de la superficie. En este aspecto hemos notado mejoras significativas con respecto a su más directo predecesor, Dirt Rally 2.0 donde las diferencias entre gravilla húmeda y gravilla seca no se apreciaban tanto o en el caso de los tramos de asfalto el comportamiento tampoco era todo lo realista que queríamos.

El tercer punto -que he comentado ligeramente- es como se conduce nuestro coche de rallies y, de nuevo, aquí tenemos una variedad de coches realmente increíble. No solo porque tenemos los actuales coches que corren los campeonatos, también clásicos como el Lancia Delta, el Subaru Impreza o el increíble R5 Turbo entre otros.  Y estos coches no son una simple “skin”, sino que hay variaciones al conducir cada uno de estos bólidos.

Además, hay que decir que conducirlos es, incluso en el aspecto con menor “simulación”, digno de los mejores pilotos. Si bien el juego con todas las ayudas es más que accesible, conducir por algunas de las etapas puede llegar a sacarte de quicio como te descuides. Por poner un ejemplo de mi propia experiencia, yo pensaba que Finlandia sería una auténtica tortura -nunca se me dio bien la nieve- pero casi fue un paseo si lo comparo con el rally de akropolis, donde pasarse ligeramente de derrape te llevaba a dejar el coche completamente irrecuperable.

Porque EA Sports WRC es en simulación de rallies de lo mejor y más accesible que hemos visto, pero también digna de los conductores más exigentes, cuando ponemos el listón de la simulación al máximo

EA Sport WRC DESCARGAR

El apartado estético: esperábamos aún más

Ya hace algunos años que Codemasters decidió abandonar su motor gráfico propio y empezar a utilizar Unreal Engine para sus juegos. Teníamos curiosidad por como le habría sentado a Ea Sports WRC y hay buenas y malas noticias. Las buenas en este sentido es la dimensión de las etapas y lo detallado de las mismas, así como de la densidad de los elementos que hacen que sea una experiencia única este juego de rallies.

Sin embargo, hay dos elementos que nos han disgustado. El primero, el habitual popping de los motores Unreal Engine que de vez en cuando -aunque sea muy al principio de la etapa- y otro es que de vez en cuando aparece un ligero parón que puede alterar tu juego en ciertos momentos. Por otro lado -y esto admito que es ponerse muy puntilloso- el humo volumétrico de algunas etapas no parece realista y por momentos se hace corto.

En cuanto al apartado sonoro es notable, pero de nuevo CodeMasters repite errores en otros juegos y es la repetición de ciertas frases en los modos carrera que si la escuchas 1 o dos veces, no hay problema, pero se repiten prácticamente cada etapa o con cada momento en que logramos el objetivo. En el lado especialmente positivo, no puedo dejar de destacar lo diferente de los sonidos del motor de cada coche o el increíble trabajo con las indicaciones del copiloto.

El juego definitivo de rallies

EA Sports WRC es, sin duda, la experiencia definitiva como juego de rallies. No es perfecto, pero está MUY cerca. Su variedad de modos, su trabajado modo carrera, la enorme cantidad de coches de rallies que puedes controlar y sentir diferentes y sobre todo la extensión de los rallies y las etapas lo hacen un juego absolutamente obligatorio para cualquier fan de este deporte.

Sus pequeños fallos no manchan para nada un resultado final impresionante y al que voy a seguir jugando hasta que llegue su segunda entrega.

Jesús Bosque

Jesús Bosque

Lo último de Jesús Bosque

Directrices editoriales