Ahora con Move, pero la misma experiencia

Ahora con Move, pero la misma experiencia

Cuando se anunció PlayStation Move uno de los primeros juegos que se dijo que podría usar esta tecnología fue Heavy Rain, incluso antes de su lanzamiento. Algo bien normal, pues este “drama interactivo” ideado por Quantic Dream tiene un concepto de la jugabilidad que se aleja de lo clásico y busca más la experiencia, el sentirse el protagonista pero de un modo diferente.

Ya hablamos ampliamente del juego en su análisis, por lo que ahora nos vamos a centrar en el añadido que desde ayer podemos descargar gratuitamente si poseemos copia del juego –o comprando la Move Edition que sale el mes que viene. Ya es posible jugar a Heavy Rain íntegramente con Move, veamos como.

No te olvides de calibrar

Es muy importante que antes de jugar a Heavy Rain: Move Edition calibremos Move. Parece algo impepinable, pero dado que el juego no nos “obliga” a hacerlo como en el caso, por ejemplo, de Sports Champions, se nos puede pasar, y será un error empezar a jugar en estas condiciones; en el caso de no hacerlo el juego detectará Move, pero deberemos forzarlo mucho para que interprete bien ciertos movimientos.

Calibra bien tu Move o tendrá problemas de precisión

Calibra bien tu Move o tendrá problemas de precisión

Cabe decir que el juego da por hecho que jugaremos sentados, pero en algunos momentos habrá que hacer amplios ángulos con los brazos para algunas acciones, lo que hace que nos planteemos jugarlo de pie.

Además de con Move, Heavy Rain se juega con Navigator (o en su defecto la parte izquierda del mando convencional). Era imposible que no fuese así, pues necesitamos poder controlar al personaje. En este sentido el juego no ha mejorado nada (pero tampoco ha empeorado, por suerte); los movimientos del personaje siguen siendo muy robóticos y la cámara automática nos sigue despistando cuando cambia de plano y estamos moviendo al personaje.

Cambios, pero no tantos

Casi todas las acciones que realizábamos con Dualshock ahora se realizarán con Move. Y decimos “casi todas” porque el juego aún hereda combinaciones de botones de la versión convencional.

Muévete

Muévete

Por norma general todo lo que requiera movimiento (manipular objetos, pelearse, recoger algo…) se realizará con movimientos o giros de Move combinados con el gatillo T, que funciona a modo de activador de la acción, así como el uso del stick analógico de Navigator/Dualshock en ciertos momentos. En teoría el juego busca que la experiencia con el nuevo mando sea más orgánica que con el mando convencional, sobretodo en acciones simples como abrir una puerta o recoger un objeto, pero no siempre se consigue.

Algunos movimientos resultan demasiado forzados, demasiado “largos”, y esa sensación se produce básicamente por un problema en la detección de la distancia según la profundidad. Así, deberemos jugar a cierta distancia del televisor si no queremos tener que hacer movimientos de brazo demasiado pronunciados: no tiene sentido que para pintarle los ojos a Madison o para pasar una página debamos recorrer un metro con Move.

Digamos que la detección de Move es buena en cuanto a sus giros o inclinaciones, pero que necesita mejorar en términos de distancia. Por eso, insistimos, es más cómodo jugar de pie y a cierta distancia de la pantalla.

Para realizar pequeñas acciones a veces deberemos movernos demasiado

Para realizar pequeñas acciones a veces deberemos movernos demasiado

Por otro lado, se han heredado ciertas combinaciones de botones para realizar acciones especialmente tensas, como abrir una puerta bloqueada o desactivar algo. Básicamente se realizan igual, pero combinando botones de Move y del Navigator/Dualshock. Si con el sistema tradicional a veces nos agarrotaban toda la mano aquí se potencia esta sensación, y mas teniendo en cuenta que habrá que girar a la vez el Move, por ejemplo. En este sentido es mayor el reto para el jugador, pero a la vez es un sistema poco original, puesto que pierde la naturalidad que se podría haber conseguido simulando ciertos movimientos.

Respecto a la selección de temas de conversación o de pensamientos ha cambiado un poco, aunque realmente el sistema nuevo no aporta nada. Ahora, usaremos el nuevo periférico a modo de cursor –al estilo los menús de Wii- y con el botón Move seleccionaremos la opción. Dado que en otras acciones se usan los cuatro botones clásicos no le vemos mucho sentido a este cambio de control, que a veces hace perder tiempo.

No han desaparecido las combinaciones de botones

No han desaparecido las combinaciones de botones

Nuevos iconos = tiempo de aprendizaje

Como en el Heavy Rain original, los movimientos o QTE que hay que hacer se especifican con iconos. Estos son muy parecidos a los convencionales, pero dado que en Move habrá más uso de la profundidad y giros de 360 grados, algunos de ellos no se entienden bien a la primera. Tanta amalgama de flechas (cada tipo de flecha indica un movimiento en diferente eje), dibujos que muestran inclinación de Move y demás hace que, de buenas a primeras, nos resulte complicado descifrarlos todos. Por eso, aunque hayáis pasado el juego y queráis jugar capítulos sueltos os recomendamos que empecéis con capítulos “no comprometedores” para conocer todos los comandos y no acabar con el personaje muerto (a menos que queráis eso, claro).

También se da el caso de que algunos iconos sirven para dos acciones parecidas pero diferentes, o por lo menos hemos tenido ese problema en algún momento de nuestra partida. Quizás se deba más bien a una mala detección de Move –por los citados problemas con las distancias en relación a la profundidad- que no a la jugabilidad en sí, pero sin duda es algo que saca de quicio.

Quédate con los iconos y triunfarás

Quédate con los iconos y triunfarás

Correcto, pero no innovador

Exceptuando esos movimientos antinaturales que hay que realizar si estamos muy cerca o el hecho de que el sistema de iconos líe al principio, no estamos ante una mala translación de Heavy Rain a Move; teniendo en cuenta estos dos aspectos disfrutaremos de una correcta experiencia de juego.

Sin embargo, la inclusión de Move no nos aporta ninguna sensación ni experiencia nueva. Jugar a Heavy Rain así no resulta más orgánico por el simple hecho de sólo las acciones más superficiales como el giro de un pomo o abrir una puerta con llave son las más parecidas a la “vida real” gracias a Move. Por lo demás, estamos ante el mismo juego, donde lo que cuenta es lo que va pasando y el reto que supone superar los QTE a tiempo: de Dualshock hemos pasado a usar otro mando, simplemente.

Sigue siendo un gran juego...pero no esperéis más

Sigue siendo un gran juego…pero no esperéis más
  • Enlace Copiado!
Cargando comentarios