Acción y extraterrestres

Un juego de acción que nos suena de antes pero que entretiene lo suficiente para darle una oportunidad

Acción y extraterrestres

Sony ha apostado muy fuerte por este nuevo juego creado en sus estudios. C-12 mezcla aventura, acción (esta, en gran cantidad) y un argumento tan atractivo como usado al mismo tiempo.

Todo este conjunto de cualidades hacen de C-12, un juego único para tu PS One, una máquina que no está tan muerta como muchos piensan

En un futuro no muy lejano
La historia del juego se desarrolla en un futuro no muy lejano en donde una raza alienígena ha decidido acabar con toda vida basada en el carbono. Su próximo objetivo es la tierra y parece que toda resistencia es fútil, pues han acabado con casi todo el planeta, sólo unos pocos resisten, pero parece que las armas convencionales del ser humano no hacen mucho daño a estos monstruos.

Sin embargo parece que ahora tenemos una oportunidad. Un hombre que ha sido sometido a diferentes implantes en varias partes del cuerpo que le hacen más resistente a los enemigos extraterrestres y sobre todo lo hacen capaz de controlar todo tipo de armamento. Ahora él se ha convertido en la única esperanza de la humanidad y con él, nosotros, que somos los encargados de controlar a tal engendro.

Un juego típico
Dejando aparte el argumento del juego y sus ya evidentes reiteraciones, el C-12 tiene bastantes similitudes con Syphon Filter y menos con Chase the Express. Es decir, nos encontramos con un juego que posee acción a raudales para el jugador y pocos problemas lógicos por no decir ninguno. Nuestro personaje tiene diferentes misiones que cumplir y muchos enemigos con los que acabar. Esto nos lleva continuamente a tener que estar disparando, buscando munición, etc.

Curiosamente, nuestros primeros pasos en C-12 nos llevaron por diferentes lugares y nuestros enemigos tenían una IA bastante baja, aunque conforme avanzabamos en el juego, estos enemigos iban creciendo en dificultad hasta ponernos las cosas realmente difíciles

Nos encontramos, en resumen, con el juego típico para una consola, con unos enemigos bastante habituales, los extraterrestres y con objetivos no menos reiterativos, pero esto no significa que el juego no sea entretenido o que no enganche, porque precisamente nos encontramos con todo lo contrario. C-12 es un título al que estuvimos jugando durante horas y horas y que en todo momento nos divirtió. Es algo más de lo que pueden decir muchos otros juegos.

Tal vez porque parte de una premisa sencilla o tal vez porque es único en muchos sentidos, el juego ofrece al usuario una calidad en cuanto jugabilidad sencilla y adictiva. Es uno de esos títulos que te relaja -que es lo que deberían hacer los videojuegos- y que te permite disfrutar de unos momentos sencillos.

Control y cámaras
Aun con todo, C-12 es un juego que en ciertos momentos puede llegar a desquiciar. Aunque el control es excelente y se han simplificado las opciones al máximo para que en todo momento podamos disfrutar de la acción sin tener que buscar ese maldito botón, no podemos decir lo mismo de las cámaras. Por alguna extraña razón, si nosotros no la centramos, la cámara tiene la costumbre de colocarse en la peor posición posible, ofreciendo problemas al jugador para visualizar a ciertos enemigos. Esto puede llegar a hacerse realmente engorroso en determinados momentos de la aventura. Afortunadamente, Sony ha introducido una tecla que nos permitirá centrar la vista, con lo que se convierte en un problema menor, si bien, molesto.

Gráficos
C-12 es un juego de última generación de Sony, y esto se nota. Decorados detallados completamente en 3D y con modelos gráficos de personajes y extraterrestres muy definidos. Todo ello logra dar un toque de realismo, dentro de una fantasía como es un videojuego. El título tiene como marco un mundo apocalíptico y casi todos los decorados son ruinas llenas de escombros o edificios destrozados que dan lugar a un mundo aún más desolado.

Si sumamos a eso que el juego ofrece un auténtico espectaculo de efectos visuales, podemos decir que C-12 es otra digna de mención de hasta donde llega la Ps One, sobre todo teniendo en frente la PS2.

Sonido
En C-12 nos ha sorprendido gratamente el sonido del título. La música y los efectos especiales del juego forman un compendio sorprendente que permiten al usuario estar continuamente en tensión y con los ojos puestos en toda parte. Gracias a esto, el juego se vuelve aún más opresivo que en anteriores ocasiones, consiguiendo un título que sobresale.

Si a eso añadimos que el juego está en un perfecto castellano, la adicción sube muchos enteros y podemos definir el juego como todo un evento

Nuestra opinión
Cuando introducimos por primera vez C-12 en nuestra PS One, pensamos que estabamos viendo un clónico de otro juego. Sn embargo y aunque esto es así, el título ofrece a los usuarios diversión y una atmósfera sobresaliente que te permite estar continuamente pegado a la pantalla sin dejar de jugar. ¿Imprescindible? No lo creemos ¿Divertido? Sin ninguna duda.

Lo mejor
Jugabilidad, Ambientación, Gráficos

Lo peor
Difícil, sin originalidad

Cargando comentarios