Publicidad

Noticias

¿Adiós al metaverso? El fin del sueño de Zuckerberg

Mireia Fernández

Publicado

El metaverso no está viviendo su mejor momento. El concepto estrella del 2021 ha pasado de estar en boca de todos a refugiarse en un discreto segundo plano, saltando únicamente a los medios por escándalos tan sonados como la estrepitosa caída en bolsa de Meta o los despidos a gran escala de la compañía. Y es que el ambicioso proyecto que promete romper la barrera entre el mundo real y el virtual parece estar sufriendo una muerte lenta y silenciosa. Pero… ¿A qué se debe este súbito cambio de rumbo del magnum opus digital impulsado por Zuckerberg?

Aún con mecenas del calibre de Microsoft, Google o Nvidia, el metaverso parece no terminar de arrancar. Su accidentado desarrollo y el incierto papel de las empresas dentro de este mundo virtual son tan sólo algunos de sus actuales hándicaps. Pero el verdadero problema se encuentra en el internauta, que en apenas un año ha pasado del furor por el metaverso a perder gradualmente su interés por estos universos en línea. ¿Estamos una vez más ante un producto fallido de Internet?

¿Adiós al metaverso? El fin del sueño de Zuckerberg

¿Qué es el metaverso?

El metaverso es un universo en línea que busca romper la fina barrera que separa lo real de lo virtual. Este mundo digital busca ser totalmente inmersivo y para acceder a él necesitaríamos hacer uso de dispositivos de realidad virtual (VR) y accesorios como por ejemplo guantes hápticos. Su finalidad es simple: transportarnos a una realidad completamente nueva a través de un avatar creado por nosotros y donde las posibilidades son completamente infinitas.

Es probable que tras leer esta descripción, te preguntes si cualquier mundo virtual es un metaverso. Y es que en la actualidad existe un sinfín de ellos, como por ejemplo los MMO dentro del sector de los videojuegos. Sin embargo, los metaversos se diferencian de, por ejemplo World of Warcraft, en el hecho que buscan escapar de la fantasía para presentarnos una realidad alternativa. Un mundo virtual en el que vivir, consumir y relacionarnos pero sin necesidad de salir de casa.

El avatar de Mark Zuckerberg hablando del metaverso

¿Quién inventó el metaverso?

Es habitual pensar que Mark Zuckerberg es el inventor del metaverso, pero nada más lejos de la realidad. El prolífico escritor de ciencia ficción Phillip K. Dick se considera uno de sus mayores profetas pues ya en los 70 creía en la posibilidad de vivir en una realidad completamente simulada (La Hormiga Eléctrica). Sin embargo, el nombre “metaverso” como tal no fue acuñado hasta 1992. Éste viene de la novela de Neal StephensonSnow Crash“, en la que un simple repartidor vive una emocionante vida paralela en el metaverso.

Como puedes ver, esta realidad virtual se aleja de ser algo novedosos. La hemos visto representado en el mundo cinematográfico en bastantes ocasiones. Alguno de los films más notorios que exploran este mundo es, por ejemplo, la tetralogía de Matrix o más recientemente en Ready Player One. De hecho, la representación de Oasis en el film de Spielberg no se aleja mucho de la visión que Zuckerberg tiene pensada para el metaverso.

Ready Player One

De Facebook a Meta: ¿Un negocio lleno de posibilidades?

El metaverso se presenta como una tabula rasa en la que crear una nueva realidad. No es por ello de extrañar que ese jugoso concepto haya atraído la atención de negocios multimillonarios y compañías del calibre de Google, Microsoft y la hasta entonces conocida como Facebook. Y es que en el metaverso desaparecen los límites de lo real, convirtiéndose en un entorno lleno de posibilidades.

Gracias al metaverso uno podría desplazarse a cualquier lugar del mundo sin salir de casa, trabajar de forma telemática estando en una oficina virtual, conocer nuevas personas, quedar con antiguos amigos o visitar a la familia en un entorno virtual… pero eso no es todo. El metaverso permitiría asistir a clases, realizar prácticas, ir a un supermercado virtual, tocar y probar productos desde tu salón, visitar un museo, ir al cine o incluso comprar inmuebles sin necesidad de desplazarte a ellos. En definitiva, configuraría una vida paralela a nuestra realidad cotidiana.

Ante tal ambicioso proyecto, Mark Zuckerberg decidió cambiar el nombre de Facebook a Meta. Y es que el primero en conseguir dominar el metaverso, podría tener enormes beneficios. Por ello la compañía buscó dar un cambio radical sus objetivos y enfocarla hacia el metaverso, centrando sus futuros proyectos a la tecnología de la realidad virtual y aumentada. Sin embargo, la jugada maestra de Zuckerberg no ha ido tal y como el empresario tenía en mente.

Mujer con gafas de realidad virtual

Horizon Worlds: El principio del fin

Horizon Worlds fue la malograda carta de presentación de Meta. Este mundo virtual ideado por Zuckerberg permite que todo usuario mayor de edad pueda vivir una realidad alternativa en un mundo virtual. Tras crear un avatar, cualquiera puede pasear por las calles, interactuar con el entorno e incluso construir sus propios escenarios. ¿Su problema? Meta intentó vender Horizon Worlds como algo novedoso y revolucionario, cuando esa misma idea ya existía desde 2003: Second Life.

Desde su lanzamiento, Horizon Worlds ha sido un fracaso. Sus gráficos simplistas acompañada de una dudosa utilidad hizo que en poco tiempo, el que debía ser el mundo de Zuckerberg se perdiera en el olvido. De hecho, en unos documentos internos filtrados por The Verge , el vicepresidente de Meta, Vishal Shah, se lamentaba de los pésimos resultados de su producto e increpaba parte de esta culpa en el equipo de desarrollo. Y es que ni sus mismos creadores utilizaban la aplicación ni se sentían felices con sus resultados.

Los datos hablan por si solos. Horizon Worlds tenía como objetivo llegar a más de 500.000 de usuarios activos en la plataforma cuando en la actualidad no llega a los 200.000. Un nuevo documento filtrado comparte que tan sólo un 9% de sus mundos son visitados por 50 personas y que la mayoría, no son visitados nunca. Pero el dato más desalentador es, sin duda, que los usuarios de Horizon Worlds no regresan tras el primer mes de uso. En definitiva: un fiasco.

Avatares de Horizon Worlds

El metaverso tras la sombra de la duda

La lenta debacle de metaverso viene incentivada, en gran parte, por la creciente desconfianza de los inversores en el futuro de estos mundos virtuales. En apenas 17 meses, Meta pasó de ser una de las 5 empresas más poderosas de todo EEUU a no estar ni entre las 20 primeras. Y es que su valor en bolsa se ha desplomado un escalofriante 70% en menos de un año. Pero… ¿A qué se debe esta súbita pérdida de interés por el que un día fue el proyecto de moda?

Un punto esencial para entender la caída del metaverso es, precisamente, las amplias dudas ante esta idea. Recordemos cómo hace un año, el mismo Zuckerberg compartió su visión de cómo la realidad virtual revolucionaría Internet y que sería clave para el crecimiento de Facebook. En todo este tiempo, Meta únicamente ha creado Horizon Worlds, la fallida plataforma del metaverso.

A todo ello hay que añadirle una fuerte desconfianza ante el mundo de las criptomonedas, la principal divisa del metaverso. Y es que en pocos meses hemos podido ser partícipes de momentos tan sonados como la quiebra y robo masivo en FTX o el desplome de Bitcoin. No es por ello de extrañar que los inversores empiecen a ser más reacios ante la idea de los mundos virtuales.

Hombre con gafas de VR

¿Significa esto que el metaverso es inviable?

La caída de Meta es, para muchos, una interesante lección para el futuro del metaverso. No es posible primero vender una idea y luego crear un producto sin primero tener una base sólida en la cual cimentar este mundo virtual. Sin embargo, no estamos ante la primera vez en que un metaverso no consigue los resultados esperados.

Recordemos el caso de Second Life. El metaverso ideado por Linden Labs aún estar todavía en funcionamiento está literalmente desierto. Éste compartía muchos puntos en común con la visión de Meta, incluyendo la posibilidad de abrir establecimientos y vender en ella productos reales. Sin embargo, factores como el desconocimiento por parte de los usuarios de su utilidad, la llegada de las redes sociales o sus elevadas especificaciones técnicas por la época lo sumieron en el olvido.

¿El metaverso esta destinado al fracaso? Rotundamente no. De hecho, existen casos con un éxito abrumador como es elde Roblox. La que nació como una plataforma social para crear y jugar a videojuegos multijugador se ha sumergido exitosamente en el metaverso. A día de hoy ha atraído a grandes marcas del calibre de Nike para vender sus productos y aspira convertirse en una plataforma pionera dentro del multiverso para el sector educativo. Para experimentar un metaverso como Zuckerberg aspira, sin embargo, nos va a tocar esperar.

También te puede interesar

  1. Horario The Last of Us:  El episodio 5 se estrenará antes gracias a la Super Bowl

    Horario The Last of Us: El episodio 5 se estrenará antes gracias a la Super Bowl

    Leer más
  2. Google vs. ChatGPT: la batalla por el reinado de los asistentes virtuales está por comenzar

    Google vs. ChatGPT: la batalla por el reinado de los asistentes virtuales está por comenzar

    Leer más
  3. Hogwarts Legacy y Endling: Extinction is Forever, los mejores videojuegos de la semana

    Hogwarts Legacy y Endling: Extinction is Forever, los mejores videojuegos de la semana

    Leer más