Publicidad

Noticias

10 años de WhatsApp, 10 curiosidades

Nadie esperaba que el 24 de febrero de 2009 el mundo iba a cambiar su forma de comunicarse. Ese día, un joven ucraniano llamado Jan Koum lanzaba al mercado una aplicación denominada WhatsApp. La idea de esta herramienta era poder enviar y recibir mensajes desde el teléfono móvil con mucha facilidad, así como archivos multimedia. Todo lo que se podía hacer en PC, pero en la palma de nuestra mano. A pesar de tener competencia desde el primer día, WhatsApp destacó por la simplicidad que atesoraba, una de las señas de identidad que permanece hoy en día. Tiramos de hemeroteca y te traemos 10 curiosidades de WhatsApp en estos 10 años.

WhatsApp para Android Descargar
7
La app de mensajería imprescindible

1. Inicios difíciles

Aunque WhatsApp forma parte de Facebook y fue una de las empresas mejor valoradas en el pasado (ahora luego diremos por cuánto se vendió), los inicios de su creador no fueron fáciles. Jan Koum llegó a Estados Unidos con 16 años. Su familia tuvo grandes problemas económicos, hasta tal punto que Koum abandonó la carrera. En 1997 fue contratado por Yahoo, aunque salió de la empresa para dedicarse a su sueño.

2. Un viaje, el detonante

WhatsApp surgió gracias a un viaje por Latinoamérica junto a su inseparable amigo Brian Acton, cofundador de WhatsApp precisamente. Cuando estaban recorriendo la parte sur y central del continente, ambos observaron que la comunicación en este tipo de zonas era bastante deficiente. Hacía falta algo para fuera simple, gratuita y en la palma de la mano.

3. Facebook lo cambió todo

El mayor cambio que ha sufrido WhatsApp en su historia tuvo lugar en 2014. Ese año, Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, desembolsó la friolera de 21.800 millones de dólares por WhatsApp. La empresa dejaba de operar de manera exclusiva y entraba a formar parte del conglomerado del Grupo Facebook.

4. Cifras de infarto

Aunque la cifra de usuarios varía (ya que muchos se dan de baja y otros de alta, como es lógico), WhatsApp cuenta en estos momentos con más de 1.500 millones de personas. Esto supone que 1 de cada 4 personas en el mundo tiene acceso a WhatsApp, cifra que habla por sí sola de la importancia que tiene.

5. Imágenes desde el primer día

Aunque se piense que llegó más tarde, WhatsApp permite enviar y recibir imágenes desde su creación. De hecho, fue uno de los puntos fuertes de la app cuando salió. Acostumbrados a realizar varios procesos para mandar fotos, fue una auténtica revolución el tirar una instantánea en tiempo real y que nuestro amigo la tuviera en un santiamén.

6. Los grupos como marca de identidad

Los grupos de WhatsApp son amados y odiados a partes iguales, pero nadie puede dudar de que cambiaron la forma de interactuar con muchos amigos. Estos llegaron en 2011 a la plataforma y desde entonces no han parado de evolucionar. Todavía tiene mucho margen de mejora, sobre todo si se compara con Telegram o Line. No obstante, es de reconocer que los cambios se realizan de manera gradual para que estos sigan funcionando igual de bien.

7. Las llamadas de voz, update importante

Las compañías telefónicas comentan que la irrupción de WhatsApp motivó un cambio a la hora de dar importancia a la tarifa de datos en lugar de las llamadas de voz. Lo que estas no se esperaban es que Facebook le iba a dar una vuelta de tuercas adicional introduciendo las llamadas de voz dentro de la aplicación.

La inclusión citada con anterioridad tuvo lugar en febrero de 2015, pero es que en noviembre de 2016 se habilitaron las videollamadas entre los usuarios, mientras que el verano pasado (julio de 2018) se activaron las grupales. Todas estas mejoras desembocaron en un mejor servicio de cara al usuario.

8. Las historias no funcionaron…

Puede haber sido, con total rotundidad, uno de los mayores fiascos de la historia de WhatsApp: los estados nuevos o historias al estilo Instagram y Snapchat. El servicio de mensajería los introdujo en 2017 y sólo necesitó unos días para dar marcha atrás. La comunidad de usuarios se echó encima de los cambios que había tenido la plataforma, ya que consideraban que estos no encajaban al igual que en redes sociales.

WhatsApp regresó a los estados antiguos, es decir, los que permanecían fijos en nuestro perfil. Ahora bien, mantuvo también los nuevos, de manera que ambos conviven de manera feliz y sin problemas hasta ahora (una vez que la historia se borra a las 24 horas, la app regresa al estado fijo de manera automática).

9. Y el modelo de pago, tampoco

Otra de las grandes polémicas que rodeó a WhatsApp tuvo que ver con su modalidad de pago. Durante una larga temporada, para poder utilizar el servicio de mensajería hubo que pasar por caja, en concreto soltar 0,78 céntimos por cabeza. Era una cantidad irrisoria, pero sirvió para que miles y miles de personas dieran el salto a otras apps (y aquí fue cuando despuntó Telegram, precisamente).

WhatsApp desechó esta idea finalmente, ya que comprobó que la gente no iba a pagar existiendo otras alternativas gratuitas y que funcionaban igual de bien (o mejor, en algunos casos).

10. Nuestro día a día

Cerramos con la última curiosidad, que no es más la dependencia que la sociedad actual tiene con WhatsApp. Se calcula que cada minuto se envían unos 38 millones de mensajes, una cifra impresionante que tiene todavía más relevancia si se compara con Twitter (481.000 tuits) o los SMS (18 millones de SMS).

En estos momentos, sólo el correo electrónico es capaz de superar estos números, gracias a los 187 millones de mails que se envían por minuto. Eso sí, se suman todas las plataformas, así como los servicios privados.

  • Enlace Copiado!

También te puede interesar

Leer todos los comentarios
Cargando comentarios

Publicidad